• Seúl rompe cooperación en inteligencia con Tokio y agrava tensiones
Publicada: jueves, 22 de agosto de 2019 18:04
Actualizada: viernes, 23 de agosto de 2019 2:23

Corea del Sur ha anunciado que no renovará un acuerdo de cooperación en inteligencia militar con Japón, en medio de recientes tensiones entre ambos países.

El Gobierno surcoreano “decidió poner fin y final” al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA, según sus siglas en inglés), ha informado este jueves el primer director adjunto la Oficina de Seguridad Nacional de Corea del Sur, Kim You-geun.

La ruptura de este pacto —para facilitar intercambio de informaciones militares a fin de contrarrestar lo que denominan ambas partes la amenaza de Corea del Norte— profundiza aún más el conflicto diplomático y comercial entre estos dos países asiáticos.

LEER MÁS: Corea del Norte insta a Japón a dejar presión y sanciones

“Avisaremos el Gobierno japonés a través de un cable diplomático”, ha subrayado Kim y criticado que Tokio sacara a principios de este mes a Seúl de una lista “blanca” de países que reciben un trato preferencial a nivel de exportaciones “sin justificarlo”.

LEER MÁS: Corea del Sur retira a Japón sus privilegios comerciales

Seúl “decidió poner fin y final” al Acuerdo General sobre la Seguridad de la Información Militar (GSOMIA, según sus siglas en inglés), ha indicado el primer director adjunto la Oficina de seguridad nacional del Corea del Sur, Kim You-geun.

 

El funcionario surcoreano ha dicho que Seúl no extenderá el pacto más allá de su fecha de caducidad, el próximo día 24, debido a un “grave cambio” en las condiciones de cooperación actuales entre los dos países asiáticos y porque el GSOMIA ya no coincide con los intereses de Corea del Sur.

Esta cancelación tiene carácter principalmente simbólico, y no afecta a otros aspectos de cooperación en materia de seguridad y defensa dentro de la alianza trilateral estratégica que mantienen Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

Seúl y Tokio mantienen durante los últimos meses un pulso de medidas y contramedidas comerciales punitivas, a raíz de una decisión de la justicia surcoreana que obligaba a empresas niponas a pagar compensaciones por esclavizar a trabajadores durante la II Guerra Mundial. Japón no aceptó el fallo y endureció las regulaciones a la exportación de tres materiales cruciales para la fabricación de aparatos tecnológicos. Esto enfureció a los surcoreanos, entonces lanzaron campañas de boicot a los productos nipones.

nlr/ncl/rba

Comentarios