• El presidente de EE.UU., Donald Trump, recibe al desertor norcoreano Ji Seong-ho en la Casa Blanca, 2 de febrero de 2018.
Publicada: viernes, 2 de febrero de 2018 23:08

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, ha recibido este viernes en el Despacho Oval a ocho desertores norcoreanos en un intento por ‘evidenciar’ las violaciones de derechos humanos en Corea del Norte y aumentar así la presión internacional contra el líder norcoreano, Kim Jong-un.

Entre los desertores norcoreanos se encontraba Ji Seong-ho, a quien Trump le dedicó unos minutos durante su discurso del Estado de la Unión celebrado esta semana en el Congreso de EE.UU., por huir de su país con unas muletas viejas de madera y realizar el "vuelo a la libertad" que lo llevó a Estados Unidos, según el diario local The Washington Post.

Una vez terminado el encuentro, sentado al lado de Ji, el presidente estadounidense ha ofrecido una breve declaración en la que ha asegurado que algunos de los desertores se habían quedado en otra habitación fuera de la vista de las cámaras de televisión porque temen por su seguridad. “Están petrificados por estar aquí (…) Es algo difícil”, ha dicho Trump citado por el referido diario.

Asimismo, The Washington Post cita a un experto estadounidense en asuntos de Asia Oriental, quien cuestiona este acto de Trump y plantea la pregunta de que si EE.UU. se está encaminando a una estrategia de cambio de régimen.

La gravedad de ese encuentro radica en el hecho de que Washington y Seúl acordaron suspender los ejercicios militares conjuntos en la península coreana hasta marzo, es decir hasta después de los Juegos de Invierno 2018, que comenzarán el 9 de febrero en Pyeongchang, Corea del Sur, y se extenderán por dos semanas. En este contexto, Corea del Norte acordó enviar una delegación de atletas y oficiales, que se unirá a la de Corea del Sur durante la marcha tradicional hacia la ceremonia de apertura, subraya el rotativo estadounidense.

(El encuentro de Trump con los desertores norcoreanos) Podría disminuir la motivación para negociar y potencialmente socavar los esfuerzos (de cooperación) con China”, dice un experto estadounidense en Asia Oriental.

 

Seúl y Pyongyang iniciaron el 9 de enero diálogos para mejorar sus relaciones bilaterales y detener las tensiones existentes, aunque estas conversaciones se han visto afectadas por las sanciones impuestas por Washington a Corea del Norte y la reanudación de los ejercicios conjuntos Washington-Seúl (marzo).

Precisamente este viernes, Pyongyang ha llamado la atención de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) sobre la actitud de Estados Unidos, al denunciar el hecho de que “mientras que el Norte y el Sur (…) abren una página de paz, EE.UU. está desplegando alrededor de la península de Corea medios estratégicos, incluidos grupos de ataque con portaaviones nucleares, tratando de tensar deliberadamente la situación”, reza un comunicado de la Cancillería norcoreana.

aaf/ctl/hgn/mkh

Comentarios