• Un hombre pasa junto a un grafiti que exige libertad del diplomático Alex Saab, en Caracas, capital venezolana, 23 de febrero de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 23 de noviembre de 2021 10:47

La exsenadora de izquierda colombiana, Piedad Córdoba, calificó como un secuestro la intervención de EE.UU. en la extradición del empresario venezolano Alex Saab.

En declaraciones emitidas el lunes en la emisora local RCN Radio, la exsenadora aseguró que Saab, quien fue arrestado en 2020 en Cabo Verde y extraditado a EE.UU. el pasado 16 de octubre, es “secuestrado” y que ese tipo de acciones han perjudicado los diálogos del Gobierno de Nicolás Maduro con la oposición venezolana. 

El presidente (Maduro) tiene total razón en la inconformidad que ha demostrado frente al secuestro de Alex Saab, que es una violación al derecho internacional humanitario. Es una violación a la Convención de Viena”, enfatizó Córdoba desde Venezuela donde había participado como veedora internacional en las elecciones regionales del país.

En este marco, puso énfasis en que “este tipo de decisiones que toma EE.UU. violenta brutalmente la posibilidad del diálogo” intervenezolano que se realiza en México y busca el levantamiento de las sanciones ilegales contra la economía del país bolivariano, el reconocimiento de las autoridades legítimas y constitucionales, y el cese de actos de violencia y conspiración por parte de la derecha.

 

El diplomático, de 49 años, quien es acusado de ayudar al Gobierno venezolano a eludir las sanciones impuestas por EE.UU. contra el país suramericano, permaneció detenido en Cabo Verde por 16 meses como parte de un largo proceso judicial.

En declaraciones ofrecidas el pasado 17 de noviembre a la cadena Press TV, la esposa de Saab, Camila Fabri, manifestó que la situación de su marido durante su detención fue horrible, y explicó que el diplomático ha sufrido torturas físicas y psicológicas sin que le dejasen visitar su familia en sus días en reclusión.

Esto mientras que el tribunal federal de Miami (EE.UU.) donde Saab fue extraditado por presuntos delitos de lavado de dinero, volvió a declarar el 15 de este mes en curso su inocencia por los referidos cargos.

Por su parte, el presidente de Venezuela, Nicolás Maduro, denunció en octubre la extradición de Saab como una “mortal puñalada” de EE.UU. a los diálogos intervenezolanos y, en un comunicado, su Gobierno dijo que la medida estadounidense violó los derechos humanos del diplomático.

sar/mkh