• Un policía colombiano durante las protestas contra la brutalidad policial en Bogotá, 21 de septiembre de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: jueves, 8 de octubre de 2020 19:11

Un centro de investigación colombiano determina que la Policía, paramilitares y el Ejército son los mayores violadores de derechos humanos en el país.

El Centro de Investigación y Educación Popular (CINEP) de Colombia en su informe más reciente sobre Derechos Humanos, Derecho Internacional Humanitario y violencia política en el país ha mostrado un agravamiento en la situación en estas materias respecto a estudios anteriores realizados por la misma institución.

El estudio ha señalado que el dato más alarmante es que la Fuerza Pública (Policía local) encabeza la lista de los actores responsables de las violaciones de Derechos Humanos y violencia política.

De acuerdo al CINEP, un aumento se viene presentando en los registros de victimizaciones en los últimos dieciocho meses, al pasar de 446 en el primer semestre de 2019, 532 en el segundo semestre de ese mismo año, a un total de 609 victimizaciones en el primer semestre de 2020, lo que representa un aumento de cerca del 37 % entre el primer semestre de este año y el mismo periodo del año anterior.

 

La Policía Nacional, según el informe, fue el actor que más violó los Derechos Humanos, al ocupar en lo que va de año, el primer lugar que en 2019 habían sido ocupado por los grupos paramilitares. Se determinó que la fuerza pública participó en 296 casos, seguida por los grupos paramilitares con 223 y el Ejército en 106 casos.

El centro de investigación ha pedido más atención sobre cómo funciona la comunicación entre los miembros de la Policía y evitar que se cometan o se estimulen las violaciones de derechos humanos.

Colombia vive un ambiente de inseguridad entre las constantes matanzas a manos de paramilitares y la creciente violencia policial, la cual motivó incluso una moción de censura contra el ministro de Defensa.

Ante tal situación, el ministro de Defensa colombiano, Holmes Trujillo, enfrenta una moción de censura en su contra, por la actuación de las fuerzas de seguridad en las recientes manifestaciones y la presencia de tropas de Estados Unidos en ejercicios militares con sus similares colombianas. Trujillo ha manifestado este jueves que se excusa para que no quedara duda de su “sujeción estricta a la Constitución y la ley” y a su “genuina intención de pedir perdón”.

mrz/ktg/mkh/hnb