• Combatientes de la antigua Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).
Publicada: viernes, 29 de mayo de 2020 1:52

El partido FARC afirma que el despliegue de tropas de EE.UU. en Colombia para la lucha contra el narcotráfico forma parte de un plan para agredir a Venezuela.

El partido colombiano Fuerza Alternativa Revolucionaria del Común (FARC) ha rechazado este jueves el anuncio de la llegada de una brigada del Ejército de Estados Unidos especializada en la lucha contra el narcotráfico a Colombia en junio, lo que, ha asegurado, hace parte de una estrategia para desestabilizar la paz regional y agredir militarmente a Venezuela.

“Se recibe la alarmante noticia de la puesta en marcha de un plan de desestabilización de la paz del continente que se ha iniciado (…) Nadie pone en duda que esta situación se desarrolle como parte de la estrategia de agresión militar del gobierno de [Donald] Trump contra Venezuela”, ha señalado el Consejo Político Nacional de la FARC en un comunicado.

La fuerza política, surgida tras la desmovilización de la antigua Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia luego de haber sellado el acuerdo de paz con el anterior Ejecutivo de Juan Manual Santos, sostuvo que “el Gobierno colombiano, de manera irresponsable, pone el territorio patrio como cabeza de playa para la estrategia desestabilizadora contra el vecino país y el continente”, por lo que, la agrupación ha hecho un llamado a la “unidad de los pueblos” para garantizar la paz de la región.

 

El miércoles, en un comunicado conjunto con el Ministerio de Defensa colombiano, la Embajada de EE.UU. en Colombia anunció que en junio llegará a este país una brigada estadounidense preparada para combatir el narcotráfico, la cual permanecerá durante varios meses en las denominadas Zonas Futuro, lugares del territorio que han sido afectados por la violencia.

Al respecto, la FARC ha convocado a las fuerzas democráticas y promotoras de paz a movilizarse “contra esta pretensión de desestabilización y violencia en la región”, y ha resaltado que no se puede aceptar que se utilice la inmovilidad producto del confinamiento por la pandemia global del coronavirus, causante de la COVID-19, para imponer una guerra que traerá terribles consecuencias para América Latina.

Por su parte, El Gobierno de Colombia, presidido por Iván Duque, ha negado que detrás del inminente despliegue de los militares estadounidenses a esta nación se esconda un plan de agresión contra su vecino venezolano. De hecho, el ministro de Defensa colombiano, Carlos Holmes Trujillo, subrayó el miércoles que se trata de un grupo élite de carácter consultivo y técnico para mejorar la efectividad en la lucha contra el narcotráfico, y que “solamente” prestará apoyo técnico y de asesoría.

Las tensiones se avivaron a principios de mayo, cuando el Gobierno venezolano denunció haber desarticulado un intento de ataque terrorista, vía marítima, planeado por Trump, con la complicidad de Duque, para “asesinar” al legítimo presidente venezolano, Nicolás Maduro

krd/lvs/mjs