• El portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Rupert Colville, 10 de mayo de 2019.
Publicada: sábado, 11 de mayo de 2019 15:39
Actualizada: domingo, 12 de mayo de 2019 15:47

Naciones Unidas expresa su preocupación por el incremento del asesinato de líderes sociales y defensores de DDHH en Colombia.

“Estamos muy preocupados por el alto número de defensores y defensoras de los derechos humanos que han sido asesinados, hostigados y amenazados en Colombia, y por el hecho de que esta terrible tendencia parece estar empeorando”, advierte el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH), Rupert Colville, según un reporte del organismo emitido ayer viernes.

Las Naciones Unidas llaman de esta manera a las autoridades colombianas a hacer un significativo esfuerzo para enfrentar el patrón de hostigamiento y ataques dirigidos contra los representantes de la sociedad civil.

“En los primeros cuatro meses de este año, un total de 51 asesinatos de personas que posiblemente defendían derechos humanos o eran activistas han sido denunciados por la sociedad civil e instituciones estatales, así como por la Defensoría del Pueblo”, declaró Colville.

Estamos muy preocupados por el alto número de defensores y defensoras de los derechos humanos que han sido asesinados, hostigados y amenazados en Colombia, y por el hecho de que esta terrible tendencia parece estar empeorando”, indicó el portavoz del Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Derechos Humanos (OACNUDH), Rupert Colville, según un reporte del organismo.

 

El organismo advierte, a su vez, que esta cifra continúa una tendencia negativa que se intensificó durante 2018. “Año en que nuestro personal documentó el asesinato de 115 defensores y defensoras de los derechos humanos”, subrayó.

Colville señaló que tales violaciones de DDHH se han registrado con un “telón de fondo de estigmatización de defensores de los Derechos Humanos, especialmente contra aquellos que viven en zonas rurales”, zonas que se caracterizan “por una falta de servicios sociales básicos adecuados, altos niveles de pobreza, la existencia de cultivos ilegales, la presencia de grupos armados ilegales y de grupos criminales”.

Los asesinatos de líderes sociales en el país presidido por Iván Duque han aumentado desde 2015, cuando se registraron 41 casos. En 2016, un total de 61 activistas perdieron la vida de manera violenta y en 2017 se registraron 41 episodios, cifra que saltó a 115 homicidios en 2018, según las cifras de la Organización de las Naciones Unidas.

nlr/rba/nii

Comentarios