• La lechuga cultivada en la Estación Espacial Internacional (EEI).
Publicada: lunes, 10 de agosto de 2015 22:31
Actualizada: lunes, 10 de agosto de 2015 23:09

Los astronautas de la Estación Espacial Internacional (EEI) han probado este lunes la primera lechuga cultivada en el espacio, en lo que los científicos describieron como otro paso hacia misiones humanas a Marte.

"¡Nuestros primeros vegetales fueron cosechados y consumidos por astronautas en el espacio!", ha escrito la Administración Nacional de la Aeronáutica y del Espacio de EE.UU. (NASA, por sus siglas en inglés) en su cuenta de Twitter.

Hay evidencia que respalda (la idea de que) la comida fresca, como tomates, arándanos y lechuga morada son una buena fuente de antioxidantes", ha indicado Ray Wheeler, el científico de la NASA.

El acontecimiento fue emitido por la televisión de la NASA, que cortó su cobertura de una caminata espacial rusa para transmitir la histórica degustación.

Si los exploradores espaciales pueden cultivar su propia comida mientras están lejos de la Tierra tendrán más posibilidades de sobrevivir a los rigores de la exploración espacial profunda, que duraría meses o incluso años, según la NASA.

"Hay evidencia que respalda (la idea de que) la comida fresca, como tomates, arándanos y lechuga morada son una buena fuente de antioxidantes", ha indicado Ray Wheeler, el científico de la NASA en el Centro Espacial Kennedy de Florida (EE.UU.).

La lechuga espacial fue cultivada en una caja especial para cultivo denominada Veg-01.

 

"Tener comida fresca como está disponible en el espacio podría tener un impacto positivo en el humor de la gente y también podría brindar algo de protección contra la radiación en el espacio", ha añadido.

La lechuga morada fue cultivada en una caja especial para cultivo denominada Veg-01, y llegó al espacio a bordo de la nave de carga SpaceX Dragon.

Las semillas fueron "activadas" por el astronauta estadounidense Scott Kelly el 8 de julio, ha indicado la NASA. Las plantas crecieron durante 33 días antes de ser cosechadas.

Una cosecha previa de lechuga había sido cultivada el año pasado en el espacio pero no fue probada por los astronautas sino que fue enviada a la Tierra para realizar pruebas de seguridad.

Los astronautas limpiaron cuidadosamente las hojas con toallitas desinfectantes antes de consumirlas, explica la NASA.

Podían comer solo la mitad de las hojas. El resto debió ser apartado para empacarlas y congelarlas en la estación hasta que puedan enviarse a la Tierra para análisis científicos.

myd/ncl/hnb