• El portavoz de la Cancillería de China, Zhao Lijian, habla durante una rueda de prensa en Pekín, 8 de abril de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 11 de julio de 2020 0:57
Actualizada: sábado, 11 de julio de 2020 2:20

China enfatiza que no se sentará a dialogar con EE.UU. sobre la limitación de armas nucleares y avisa que cualquier afirmación al respecto ha sido tergiversada.

El portavoz de la Cancillería, Zhao Lijian, aseguró el viernes a la prensa que Estados Unidos “no es sincero ni serio” cuando plantea a China conversar sobre temas nucleares, puesto que ni siquiera ha respondido a la propuesta de Rusia para extender el tratado vigente Nuevo START, que limita el número de ojivas nucleares.

La objeción de China a las llamadas negociaciones trilaterales de control de armas es muy clara y Estados Unidos la conoce muy bien, pero Estados Unidos insiste en el asunto, e incluso distorsionó la posición de China”, dijo Zhao.

El vocero se refirió así a sus declaraciones anteriores en las que planteó la necesidad de la “creación de las condiciones para la participación de otros Estados con armamento nuclear en las negociaciones de desarme nuclear”. Esto mientras China siempre ha rechazado cualquier conversación con Washington y Moscú sobre la reducción de sus ojivas.

 

Estados Unidos destacó la ausencia de China en las conversaciones con Rusia hace dos semanas en Viena sobre la extensión o el reemplazo del Nuevo START, un tratado de reducción armamentista que caduca en febrero.

Ante la insistencia de la Administración de Donald Trump para que China, una potencia militar en ascenso, se una a los diálogos con Rusia, Fu Cong, director general del Departamento de Control de Armas del Ministerio de Exteriores chino, señaló que ese reclamo “no es realista” porque el arsenal nuclear chino es mucho menor que el de los otros dos

“Exagerar el factor China no es más que una táctica para desviar la atención mundial, y crear un pretexto para que Estados Unidos pueda abandonar el Nuevo Tratado de Reducción de Armas Estratégicas (Nuevo START)”, mencionó.

Desde que Donald Trump asumió la Presidencia de Estados Unidos se ha enfocado en contrarrestar a los que considera “mayores enemigos” del país norteamericano: China y Rusia. En este sentido, Washington ha abierto varios campos de batalla que van desde sanciones a provocaciones militares, pasando por una guerra comercial. Pekín ha dicho estar listo para el peor de los escenarios.

ncl/ctl/rba