• El director general del Departamento de Control de Armas de la Cancillería china, Fu Cong, en una rueda de prensa, Pekín (capital), 8 de julio de 2020. (Foto: Reuters)
Publicada: miércoles, 8 de julio de 2020 8:15

Gobierno chino afirma que participará con gusto en negociaciones de control de armas, si EE.UU. está dispuesto a reducir su arsenal nuclear a nivel de China.

“Si Estados Unidos dice que está dispuesto a reducir su arsenal al nivel de China, estaremos encantados de unirnos a las conversaciones al día siguiente” con Rusia y Estados Unidos, ha declarado este miércoles el director general del Departamento de Control de Armas del Ministerio de Exteriores chino, Fu Cong, manifestando que Washington no ha respondido todavía qué quiere exactamente cuando pide a Pekín unirse a las negociaciones.

Fu ha afirmado que, sin embargo, hay dos formas de lograr la paridad en esta cuestión: primero, el gigante asiático aumentara su arsenal nuclear al nivel estadounidense, o, segundo, el país norteamericano estuviera dispuesto a reducir el suyo al nivel chino.

Además, se ha referido al Tratado de Reducción de Armas Estratégicos ruso-estadounidense (START III), que limita los arsenales de Rusia y EE.UU., agregando que su país aboga por una prórroga de este tratado, así como por la reducción de los arsenales nucleares en ambos países según dicho acuerdo.

El funcionario de la Cancillería china también ha subrayado que Rusia “entiende muy bien” la posición del gigante asiático, y, por eso, “nunca pidió a China que se una” a la mesa de negociaciones.

 

Según Fu, Washington busca expandir y actualizar sus arsenales nucleares y sistemas de defensa, ya sea en el espacio o en el vecindario chino, y tiene la intención de crear condiciones previas para la prolongación del START III, el cual expira en febrero de 2021, y actualmente es el único acuerdo que vincula a los dos países en la estabilidad estratégica, por controlar un 90 % de todas las armas nucleares que existen en el planeta.

No obstante, el Gobierno de Estados Unidos, presidido por Donald Trump, insiste en un nuevo tratado que incluya a China, algo que el país asiático ya ha rechazado en reiteradas ocasiones y ha aclarado que no tiene intención alguna de unirse a las llamadas negociaciones de control de armas con EE.UU. y Rusia, y que es firme en esta posición.

Esto mientras EE.UU. declara que Rusia está modernizando un arsenal de 2000 armas nucleares tácticas y pasando por alto sus obligaciones en virtud del nuevo tratado START, y Moscú, además de rechazar dichos alegatos, reitera que responderá de forma inmediata a cualquier despliegue de armas nucleares estadounidenses en Europa oriental y el Báltico. 

Washington se retiró oficialmente en agosto de 2019 del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 entre EE.UU. y la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS). Este pacto fue el primer convenio entre dos superpotencias para eliminar toda una categoría de armas nucleares, es decir, todos los misiles que pueden ser lanzados desde tierra con un alcance de entre 500 y 5500 km.

Además, el país norteamericano acusa a China de estar invirtiendo grandes cantidades de dinero para modernizar y expandir su arsenal nuclear y desarrollar alternativas atómicas completamente nuevas. Washington ha advertido que dicha medida “no puede ser ignorada”.

Sin embargo, si Rusia y EE.UU. no logran un acuerdo, el “Nuevo START” podría convertirse en el tercer tratado de desarme no concluido por la Administración de Trump.

mrp/rha/msf