• El portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, en una sesión informativa en Pekín, la capital, 18 de marzo de 2020. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 23 de marzo de 2020 16:18
Actualizada: lunes, 23 de marzo de 2020 18:34

El Gobierno de China rehúsa las acusaciones de EE.UU. a China, Irán y Rusia de difundir información errónea sobre cifras de coronavirus en el país norteamericano.

El pasado viernes, el secretario de Estado de EE.UU., Mike Pompeo, acusó a China, Rusia e Irán de difundir información errónea sobre el nuevo coronavirus, denominado el COVID-19. El diplomático estadounidense declaró que esta información tiene como objetivo desacreditar las acciones de las autoridades de EE.UU. para combatir este virus. 

En reacción, el portavoz de la Cancillería china, Geng Shuang, ha arremetido este lunes contra Washington por tales comentarios y los ha calificado como una “comedia torpe”, y ha hecho hincapié en que China transmitió lo más rápido posible la información sobre la epidemia a la Organización Mundial de la Salud (OMS) y otros países, incluido Estados Unidos.

“Estados Unidos, por un lado, denigra a China y, por otro, acusa a China, Rusia e Irán de difundir información errónea (...) Quiero preguntar ¿quién es el que se dedica a propagar la información falsa? ¿quién tergiversa los hechos y a dar lo negro por lo blanco?”, ha sostenido el funcionario chino.

 

El vocero del Ministerio chino de Exteriores ha agregado que esta comedia estadounidense es demasiada torpe para propagar rumores e intentar presentar a la otra parte como sospechosa.

También anteriormente, Estados Unidos había acusado a China por haberse originado el virus en la ciudad china de Wuhan, lo que fue condenado contundente por el Gobierno chino, criticando tales alegatos y tachándolos de irresponsables.

Cabe señalar que el propio Gobierno de EE.UU., al principio trataba de minimizar y ocultar las cifras de las personas infectadas por coronavirus, e incluso el presidente estadounidense, Donald Trump, comparaba este letal virus con una gripe común. Sin embrago, mientras la pandemia se propagaba por el país y los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC) daban la señal de alarma, Trump se vio obligado a levantar las manos ante la crisis y declaró el estado de emergencia.

El COVID-19 se ha convertido en una crisis mundial que se agudiza por segundos. De Asia a América Latina, cientos de millones de personas están confinadas en sus casas para contener la rápida expansión del coronavirus. Hasta el momento se ha confirmado la muerte de 15 433 personas y 358 823 afectados en todo el mundo.

mrz/ktg/mrg

Comentarios