• El Ejército de China exhibe sus misiles superficie-aire HQ-7 durante un desfile militar.
Publicada: sábado, 12 de mayo de 2018 1:04
Actualizada: sábado, 12 de mayo de 2018 5:51

China está construyendo “a máxima velocidad” armamentos espaciales y otras armas avanzadas infundidas con capacidades de inteligencia artificial, con las que podrá superar la supremacía militar de EE.UU. en una década o menos, según un estudio patrocinado por el Congreso estadounidense.

“Todos los sistemas avanzados de armas de China se están desarrollando a ‘velocidad máxima’ y todos se consideran ‘prioridades dado el énfasis general (de Pekín) en encontrar una vulnerabilidad en el sistema de armas de EE.UU.’”, advierte el informe elaborado por la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad estadounidense y publicado el jueves.

El gigante asiático, agrega el documento, desarrollará en los próximos años misiles antisatélites y satélites asesinos, enjambres de drones, misiles hipersónicos, ojivas militares de alta maniobrabilidad, rayos láser y cañones de rieles de alta velocidad, entre otros.

El estudio, realizado por cinco analistas, asegura que los referidos sistemas militares se convertirán en “un panorama estratégico en una década o menos”.

Estados Unidos tiene una pequeña ventana, solo una década como máximo, para desarrollar nuevas capacidades y conceptos para contrarrestar los programas de armas avanzadas de China”, advierte un informe elaborado por la Comisión de Revisión Económica y de Seguridad EE.UU.

 

El informe también indica que Estados Unidos se está quedando atrás de China en cuanto a la tecnología militar y tendrá que apresurarse para evitar ser rebasado.

“Estados Unidos tiene una pequeña ventana, solo una década como máximo, para desarrollar nuevas capacidades y conceptos para contrarrestar los programas de armas avanzadas de China”, apostilla el documento, que cita una estrategia militar china de 2013.

El desarrollo económico y militar de China, muy acelerado bajo el liderazgo del actual presidente Xi Jinping, quien aspira a convertir el gigante asiático en la primera potencia mundial en 2050, es visto como una amenaza por su rival estadounidense.

La Casa Blanca en diciembre publicó su nueva Estrategia de Seguridad Nacional, en la que consideró a China y Rusia como los principales desafíos para “el poder, la influencia y los intereses de Estados Unidos”, y urgió a su Gabinete a afrontar tales retos.

ftm/ctl/hgn/mjs

Comentarios