• El Secretario General de las Naciones Unidas, António Guterres, durante la décima Cumbre ASEAN-ONU en Bangkok, 3 de noviembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 4 de noviembre de 2019 10:41
Actualizada: martes, 5 de noviembre de 2019 11:37

Guterres, preocupado por los derechos humanos de los musulmanes rohingya en Myanmar (Birmania), pide garantías para el regreso de los refugiados.

El domingo, en la apertura de la Cumbre de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), el secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), António Guterres, manifestó su preocupación por la situación de los derechos humanos en Rajine (oeste de Myanmar), la patria de cientos de miles de refugiados rohingya que huyeron a Bangladés.

Guterres además pidió a Myanmar que garantice el retorno seguro y voluntario de los refugiados rohingya y el acceso pleno y sin restricciones de los actores humanitarios a las áreas de retorno. También demandó una solución rápida para los desplazados internos en el país.

“Naciones Unidas continuará trabajando en áreas claves de los Derechos Humanos, como la libertad de expresión, el derecho a un medio ambiente saludable y en lograr un enfoque integral de los DD.HH.”, dijo.

ONU continuará trabajando en áreas claves de los Derechos Humanos, como la libertad de expresión, el derecho a un medio ambiente saludable y en lograr un enfoque integral de los DD.HH.”, prometió el secretario general de Naciones Unidas, António Guterres, tras mostrar su preocupación por la situación de los derechos humanos de los musulmanes rohingya en Myanmar (Birmania).

Guterres también expresó su deseo de que la ASEAN profundice la confianza en la región en pro de una paz sostenible, de la seguridad y desnuclearización completa y además verificable de la península de Corea.

En un discurso ante la 74.ª sesión de la Asamblea General de las Naciones Unidas (AGNU), el 28 de septiembre Bangladés alertó de que la crisis de los refugiados rohingya debido a la represión de Myanmar es insostenible y que se está convirtiendo en una amenaza regional.

La violencia contra los rohingya del Ejército birmano y las tribus budistas extremistas se intensificó en agosto del 2017. Miles de musulmanes fueron asesinados y más de 700 000 sobrevivieron huyendo del país.

LEER MÁS: Informe: Ejército birmano mató a 24 000 rohingya en un año

Las organizaciones pro derechos humanos han condenado la mortífera represión de los rohingya y la ONU ha calificado de “limpieza étnica” la situación de la minoría más perseguida del planeta.

Además un equipo de expertos de la ONU denunció el 22 de agosto que la violencia sexual de los militares birmanos contra mujeres rohingya en 2017 tuvo una “intención genocida”.

LEER MÁS: ONU insta al mundo a poner fin al apoyo al Ejército de Myanmar

mag/ftn/nii/

Comentarios