• Soldados israelíes dormidos tras una caminata.
Publicada: martes, 11 de agosto de 2020 2:19

Las fuerzas israelíes se hallan en una situación de inquietud y confusión ante el poderío de Hezbolá que les ha hecho incluso perder el apetito

El Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) ha cambiado el juego a su favor después de la última escalada con el régimen israelí en el norte de los territorios ocupados y la caótica situación política en el gabinete de Israel, opina Amir Bukhbut, un experto israelí en asuntos militares.

Israel ha puesto sus tropas en alerta máxima cerca de la frontera de El Líbano, después de que un combatiente de Hezbolá muriese en un bombardeo israelí cerca del Aeropuerto Internacional de Damasco, Siria.

En una nota publicada esta semana en el sitio web de noticias israelí Walla, Bukhbut ha subrayado que, alarmado por una respuesta del movimiento libanés, el ejército israelí ha optado por desplegar equipo de artillería y fuerzas militares especiales cerca de la frontera de El Líbano, además de establecer varios puestos de control en la zona.

Sin embargo, ha proseguido, los soldados israelíes activos cerca de los límites fronterizos entre El Líbano y los territorios palestinos, particularmente los que han experimentado ataques por parte de Hezbolá, están cada vez más desganados e incluso han perdido el apetito.

 

El especialista, por otro lado, ha rechazado las afirmaciones de algunos militares y analistas israelíes que habían previsto un desplome en el poderío de Hezbolá tras la explosión que asoló el 4 de agosto el puerto de Beirut y varios barrios de la capital libanesa.

Efectivamente, Bukhbut ha hecho eco de las declaraciones del secretario general de Hezbolá, Seyed Hasan Nasralá, en las que negó cualquier vínculo del movimiento con el incidente y, con tono amenazante, recalcó que “el puerto de Haifa (noroeste de los territorios palestinos ocupados) es parte de la estrategia defensiva de El Líbano”.

Conforme ha destacado el experto, el ejército del régimen de ocupación se encuentra en un estado de confusión por temor a la Resistencia libanesa y, afectado por la crisis política en el gabinete israelí, no es capaz de librar otra guerra contra El Líbano.

Por todo ello, ha recomendado a los funcionarios israelíes que tengan en cuenta la realidad de los hechos, al momento de lanzar amenazas y advertencias contra Hezbolá.

Diversos analistas y observadores aseveran que Israel no iniciará una campaña militar, en el momento actual, contra Hezbolá, pues en caso de estallar una guerra, no podrá con la capacidad misilística del movimiento libanés.

Nasralá previno en su día a Israel de emprender una guerra contra El Líbano y enfatizó que, en caso de que lo hiciera, las fuerzas israelíes serían completamente destruidas.

tqi/ncl/hnb