• Un combatientes del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá), en la torre de vigilancia en la frontera sirio-libanesa.
Publicada: viernes, 24 de julio de 2020 16:12
Actualizada: sábado, 25 de julio de 2020 3:12

Un comandante israelí admite que el movimiento libanés Hezbolá puede atacar plataformas de gas del régimen de Tel Aviv en el Mediterráneo en una futura guerra.

El diario Israel Hayom ha citado este viernes al comandante de la base naval israelí en Haifa, el coronel Gil Aginsky, quien ha ratificado el poderío del Movimiento de Resistencia Islámica de El Líbano (Hezbolá) para apuntar a plataformas de extracción de gas israelíes ubicadas en el mar Mediterráneo.

Respecto al posible ataque de Hezbolá, el alto mando israelí ha reconocido que “la amenaza persiste y es grave”. “Si Hezbolá quiere hacer daño estratégico, entonces tratará de dañar estas plataformas”, ha enfatizado.

En este sentido, Aginsky ha aseverado que Hezbolá está desarrollando sus capacidades militares para golpear estas plataformas en cualquier confrontación militar futura con Israel.

 

Además, ha advertido de las actividades de este movimiento en el mar con la intención de evitar la presencia israelí. “No están activos en el mar para criar ‘osos’, más bien tienen la intención de evitar que estemos aquí, y si pueden, lo harán”, ha agregado.

Asimismo, Aginsky hizo alusión a las lecciones que le dio a Israel el ataque de Hezbolá contra un barco de combate durante la agresión israelí de julio de 2006. El barco estaba a 16 kilómetros de las playas de Beirut (capital de El Líbano) cuando el movimiento libanés lo golpeó con sus misiles y mató a 4 soldados israelíes.

Sin embargo, el coronel israelí alegó que este régimen monitorea y protegerá las plataformas de gas y que la armada israelí está lista para enfrentar los desafíos que tiene en esta sección.

Pese a las alegaciones de Aginsky sobre la preparacion israelí ante los desafíos, varios militares de alto rango israelí han pedido a las autoridades del régimen que dejen de escalar las tensiones con Hezbolá, ya que, en caso de una guerra, ciudades como Tel Aviv y Haifa dentro de los territorios palestinos ocupados podrían enfrentar una lluvia de proyectiles.

tmv/lvs/mnz/mkh