• Fuerzas estadounidenses entrenan a militares saudíes.
Publicada: sábado, 18 de mayo de 2019 13:32

Arabia Saudí y otros Estados del Golfo Pérsico han aprobado el regreso de tropas estadounidenses a su suelo en medio de una creciente tensión regional.

De acuerdo con fuentes “bien informadas” del diario saudí Asharq Al-Awsat, el objetivo de los saudíes y de los emiratíes con esta medida es hacer frente a Irán.

“El motivo principal de este redespliegue consiste en emprender una acción conjunta para disuadir a Irán de cualquier intento que pudiera realizar para incrementar la tensión militar en la región, ya sea para atacar a los estados del Golfo o a los intereses de Estados Unidos”, explican las fuentes, según ha recogido este sábado a su vez la agencia británica de noticias Reuters.

Las fuentes, que hablaron bajo condición de anonimato, detallaron además que varias naciones árabes tienen previsto celebrar una cumbre al margen de la cita islámica programada para el fin del mes de ayuno musulmán del Ramadán en la ciudad saudí de La Meca, donde los países involucrados abordarán “el desarrollo de los eventos regionales e internacionales”.

Washington replegó en el año 2003 el grueso de su contingente de Arabia Saudí y solo dejó un reducido grupo de militares en la localidad de Eskan, a 20 kilómetros de Riad, la capital. Estas tropas están desplegadas en una base perteneciente a la monarquía, que es residencia de la llamada Misión de Entrenamiento Militar en Arabia Saudí (USMTM, por sus siglas en inglés).

El motivo principal de este redespliegue consiste en emprender una acción conjunta para disuadir a Irán de cualquier intento que pudiera realizar para incrementar la tensión militar en la región, ya sea para atacar a los estados del Golfo o a los intereses de Estados Unidos”, explican fuentes saudíes bajo condición de anonimato.

 

El Gobierno estadounidense ha recrudecido últimamente su presencia militar en Oriente Medio. Hace dos semanas, envió al Golfo Pérsico el portaviones USS Abraham Lincoln, una unidad de bombarderos, incluidos los B-52, el buque de asalto anfibio USS Arlington y misiles Patriot en lo que calificó de un “mensaje” a Irán.

La tensión en la estratégica zona del Golfo Pérsico se ha disparado últimamente debido a la explosión que se produjo en varios buques comerciales y petroleros en la ciudad portuaria emiratí de Al-Fuyaira y que, según Abu Dabi y Riad, se trató de “operaciones de sabotaje”.

Irán, a través del portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Abás Musavi, condenó dicho sabotaje, advirtió de “complots para perturbar la seguridad regional” y pidió a los “Estados regionales que se mantuvieran vigilantes ante el aventurismo de ciertos actores extranjeros”.

mjs/rba/nii/

Comentarios