• Marruecos reprime protesta antisraelí de su pueblo
Publicada: jueves, 25 de noviembre de 2021 17:03

La policía marroquí reprime una manifestación organizada frente al Parlamento para protestar por la visita del ministro israelí de asuntos militares al país africano.

Enarbolando la bandera de Palestina, los manifestantes corearon el miércoles consignas en apoyo de la causa palestina y en contra de la normalización de las relaciones con el régimen de Israel.

Los participantes en la protesta llamaron al ministro de asuntos militares de Israel, Benny Gantz, un “criminal de guerra” y describieron su viaje a Marruecos como un estigma y una gran traición a la sangre derramada de los mártires del pueblo palestino.

Según el sitio web Arabi 21, los manifestantes marroquíes enfatizaron que dar la bienvenida a Gantz es un insulto al país africano y su historia, que siempre ha apoyado al pueblo oprimido de Palestina.

No obstante, la protesta fue reprimida por las fuerzas de seguridad y los manifestantes fueron rápidamente dispersados.

La marcha fue celebrada luego de que Gantz y su homólogo marroquí, Abdel Latif Ludiyi, firmaran en Rabat un acuerdo de cooperación en el ámbito de la inteligencia, la ciberseguridad, la industria militar, el entrenamiento militar y la transferencia de tecnología.

Al respecto, Sion Assidon, miembro del Frente marroquí de Apoyo a Palestina y Contra la Normalización que organizó la protesta, advirtió que ese acuerdo costaría mucho para Marruecos.

Él [Gantz] no tiene nada de hacer aquí. Este señor ha venido para meter a Marruecos en una alianza militar que va a costarnos muy caro, en vidas humanas, y que va a crearnos muchas tensiones en la región y muchos problemas con nuestros vecinos como Mauritania, Argelia y España”, aseveró en una entrevista concedida a la agencia española de noticias Efe.

Rabat normalizó en diciembre de 2020 sus relaciones bilaterales con el régimen de Tel Aviv, tras los Emiratos Árabes Unidos (EAU), Baréin y Sudan; y a cambio obtuvo el reconocimiento estadounidense de su “soberanía” sobre el Sáhara Occidental, una excolonia española en disputa desde hace décadas con los independentistas del Frente Polisario.

Los palestinos, que se sienten traicionados por los países árabes, lamentan que el precio de este trato lo tengan que pagar ellos y aseguran que su única opción frente a la ocupación israelí es la resistencia.

msm/tqi/rba