• Los participantes en los diálogos de paz de Afganistán en el Hotel President en Moscú, capital de Rusia, 5 de febrero de 2019. (Foto: AFP).
Publicada: jueves, 7 de febrero de 2019 9:24

Los participantes en los diálogos de paz de Afganistán exigen el fin de la presencia de las fuerzas foráneas y la no injerencia en los asuntos internos del país.

Las conversaciones de paz entre la representación del Gobierno afgano y del grupo armado Talibán concluyeron el miércoles en Moscú, la ciudad capitalina de Rusia, con la suscripción de una declaración conjunta.

“Todas las partes acordaron que, para determinar una paz duradera en Afganistán, los siguientes puntos son importantes: el retiro completo de las fuerzas extranjeras del país” entre otros, reza en el comunicado publicado por la agencia afgana de noticias Tolo News.

De igual modo, el texto llama a todos los países para que eviten interferir en los asuntos internos de Afganistán, como un paso que, explica, garantizará que el territorio afgano no sea utilizado para emprender ofensivas contra otros países.

Todas las partes acordaron que, para determinar una paz duradera en Afganistán, los siguientes puntos son importantes: el retiro completo de las fuerzas extranjeras del país” entre otros, afirma el comunicado suscrito entre los participantes en los diálogos de paz de Afganistán.

 

El documento, que se centra en la búsqueda de una salida política al conflicto de 18 años en el país centroasiático, hace hincapié en excluir a los líderes talibanes de la lista negra de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), con miras a crear “un ambiente de confianza”.

Además, los participantes, conforme indica el documento, exigen el respeto a los cánones islámicos y respaldan el trabajo de un Gobierno central fuerte que incluya a todas las etnias para la reconstrucción de la infraestructura de Afganistán.

Han pasado más de 17 años desde la intervención y la presencia de de EE.UU. y sus aliados de la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN) en Afganistán (iniciada en 2001), con el fin de “acabar con el terrorismo”, pero este país asiático es más inseguro que nunca.

El viernes, el presidente de EE.UU., Donald Trump, dijo que sacará sus tropas de Afganistán, tras admitir que Washington gastó mucho sin lograr acabar con la guerra en el territorio afgano.

Según datos de la ONU, más de 2700 afganos han muerto desde el inicio de 2018 por los bombardeos de las fuerzas afganas y de la OTAN.

Además, miembros del grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe), trasladados por EE.UU. a Afganistán, han llevado a cabo varios atentados tanto contra civiles como contra las fuerzas gubernamentales.

snz/ncl/ahn/alg

Comentarios