• Efectivo del Ejército de Afganistán en una operación contra el grupo armado Talibán.
Publicada: lunes, 1 de enero de 2018 10:06

El Ejército de Afganistán destruyó cuatro fábricas de narcóticos pertenecientes al grupo armado Talibán durante una operación aérea y terrestre en la provincia de Badajshan, en el noreste del país, según informan este lunes fuentes militares afganas.

La operación, que todavía está en marcha, se inició en la noche del domingo en el conflictivo distrito de Argo, lugar donde cuatro fábricas de drogas de los talibanes fueron “completamente destruidas”, ha señalado Nasratulá Yamshidi, el portavoz del Cuerpo 209 Shaheen, a cargo de esta ofensiva militar.

“Las cuatro fábricas de narcóticos fueron destruidas y quemadas, eliminando también decenas de kilos de drogas en las aldeas de Jwaya Moli y Duqak del distrito de Argo. Esperamos descubrir y destruir más laboratorios en los próximos días”, ha indicado la misma fuente a la agencia española de noticias EFE.

Tras explicar que las fuerzas de seguridad afganas, durante la ofensiva, incautaron un gran número de armas y motocicletas, ha detallado que en la referida actuación militar se arrestó a un insurgente talibán.

Las cuatro fábricas de narcóticos (de los talibanes) fueron destruidas y quemadas, eliminando también decenas de kilos de drogas en las aldeas de Jwaya Moli y Duqak del distrito de Argo. Esperamos descubrir y destruir más laboratorios en los próximos días”, indica el portavoz militar afgano, Nasratulá Yamshidi. 

 

La lucha antinarcóticos del Ejército afgano contra los talibanes comenzó el pasado noviembre en esta región del país asiático. En la misma, intervienen también las tropas de las fuerzas de Estados Unidos, conforme relata el medio español.

Los efectivos afganos tienen como misión acabar con todas las instalaciones de producción de drogas de los milicianos talibanes, uno de sus fuentes de financiación, cuyas fábricas están esparcidas en algunas zonas remotas de Badajshan, dice el informe.

El opio es una de las mayores fuentes de ingresos del grupo Talibán que combate contra el gobierno central. En un informe anual, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) alertó que la superficie dedicada al cultivo de la materia prima del opio ha aumentado en un 10 % en Afganistán.

Desde que en el 2001, la Organización del Tratado del Atlántico Norte (OTAN), encabezada por Estados Unidos, invadiera Afganistán en el marco de la llamada “guerra contra el terrorismo”, propició a que se aumentara la producción de drogas en este país.

La ofensiva apartó del poder al grupo armado Talibán, pero la inseguridad, pese a la presencia de miles de soldados extranjeros, sigue campando por gran parte del territorio afgano.

krd/ktg/tas

Comentarios