• Lanzamiento de un misil balístico por Ansarolá de Yemen contra objetivos en Arabia Saudí.
Publicada: domingo, 31 de julio de 2022 22:35
Actualizada: miércoles, 3 de agosto de 2022 9:13

Yemen ratifica su firme posición defensiva ante Arabia Saudí, si la colación agresora que esta lidera se inclina por violar la tregua y recrudecer los ataques.

Si la coalición agresora saudí quiere la paz, la delegación negociadora ha dado [concesiones] suficientes y mucho más, y si quiere la guerra, estamos preparados para ella en todos los campos y frentes”, ha recalcado este domingo el portavoz del Ejército yemení, el teniente general Yahya Sari, en el marco de un acto militar el Distrito Central.

En estos momentos, una delegación de Omán se encuentra en Yemen para abordar la extensión del alto el fuego entre el Gobierno de Salvación Nacional y la coalición agresora liderada por Arabia Saudí.

Asimismo, el alto cargo militar ha aseverado que las fuerzas del Ejército de Yemen están preparadas, “en caso de que la coalición saudí decida proceder con la agresión a Yemen”.

 

Con frecha anterior, las partes del conflicto acordaron detener todas las operaciones militares ofensivas, y Arabia Saudí prometió permitir la llegada de barcos con combustible a los puertos de la ciudad yemení de Al-Hudayda, y dejar que en el aeropuerto de Saná (capital) se reanuden los vuelos a destinos predeterminados en la región. Con todo esto, la coalición no ha mostrado mucho interés en alcanzar la paz, pues ha violado en muchas ocasiones la tregua.

La brutal campaña militar saudí contra Yemen, que cuenta con un generoso apoyo armamentista, logístico y político de Estados Unidos y los aliados regionales de Arabia Saudí como los Emiratos Árabes Unidos (EAU), empezó en el marzo de 2015, buscando restaurar en el poder al expresidente fugitivo yemení Abdu Rabu Mansur Hadi.

No obstante, el reino árabe y sus aliados nunca han logrado sus objetivos en Yemen, pese al bloqueo y las incesantes ofensivas militares que han causado la muerte de decenas de miles de personas, niños y mujeres incluidos, y han arrastrado a Yemen al borde de la hambruna.

nrl/ctl/hnb