• Las fuerzas populares yemeníes tras una operación en la ciudad de Marib.
Publicada: lunes, 22 de febrero de 2021 7:01
Actualizada: lunes, 22 de febrero de 2021 8:18

Durante una operación multiforme en la ciudad yemení de Marib, el movimiento popular Ansarolá libera a 9 reos de una prisión de mercenarios saudíes.

El portavoz del Ministerio del Interior del Gobierno de Salvación Nacional de Yemen, Abduljaliq al-Ayri, anunció el domingo que las fuerzas yemeníes habían llevado a cabo una operación en el oeste de la ciudad de Marib a través de la cual pudieron liberar a 9 presos del Ejército y del movimiento Ansarolá que habían sido retenidos en una cárcel de los afiliados al expresidente yemení Abdu Rabu Mansur Hadi, apoyados por la llamada coalición saudí.               

Según la cadena estatal yemení Al Masirah, Al-Ayri detalló que la operación había tenido lugar después de que las investigaciones del Ministerio yemení del Interior confirmaran que un militar saudí había comprado prisioneros yemeníes, identificados como Husein Sharaf Ahmad Yahaf y Bakil Muhamad Saleh al-Jawlani, de un total de 11 presos que se encontraban en esas instalaciones.

El vocero yemení señaló que las fuentes habían informado que los mercenarios saudíes también estaban negociando la venta de otros nueve prisioneros.

 

Esta noticia sale a la luz mientras, en las últimas semanas, las fuerzas yemeníes, que cuentan con el apoyo del movimiento popular Ansarolá, han conseguido destacados avances ante los mercenarios saudíes en Marib, región ubicada en el centro-oeste de Yemen.

Las fuerzas yemeníes han progresado con éxito en el frente de batalla contra Arabia Saudí y sus aliados, liberando diferentes localidades y pueblos ocupados por los esbirros de la monarquía árabe en los alrededores de Marib, entre ellos, la localidad de Al-Talha al-Hamra, en el oeste de ciudad, así como la base militar de Kofel, perteneciente a las fuerzas de la coalición saudí y localizada en el distrito de Sirwah.

Ante tal situación, el reino árabe incluso ha tenido que recurrir a Estados Unidos y el Reino Unido para que intensifiquen sus llamadas a Ansarolá y detengan su operación en dicha provincia.

No obstante, las autoridades yemeníes subrayan que la batalla para liberar Marib se está llevando a cabo para “neutralizar la implacable agresión de la coalición saudí y sus mercenarios”, y enfatizan que Arabia Saudí y sus aliados deben abandonar el territorio yemení.

nkh/ctl/krd/mkh