• Una madre sostiene a su hijo malnutrido en un hospital en Saná, capital yemení.
Publicada: martes, 3 de diciembre de 2019 8:39
Actualizada: martes, 3 de diciembre de 2019 11:26

Los niños yemeníes tardarían dos décadas en alcanzar el menor nivel de nutrición incluso si terminara hoy la guerra de cinco años lanzada por Arabia Saudí.

“Yemen es ahora el hogar de la mayor población con inseguridad alimentaria en el mundo”, advierte un informe de 20 páginas elaborado por la oenegé Comité de Rescate Internacional, recogido hoy martes por el diario británico Independent.

El informe titulado “La guerra destruyó nuestros sueños” destaca que la desnutrición no es algo de lo que se pueda recuperar un niño. “Acortará tu altura, limitará tus oportunidades”, y lo más importante, “restringirá el desarrollo de la nación”.

En 2018, se declaró hambruna en ciertas partes del país más pobre del mundo árabe. Ahora, el 80 % de la población de 24 millones de habitantes de Yemen enfrenta una grave escasez de alimentos y vive al borde de la hambruna, y los niños son los que sufren más, agrega el texto.

LEER MÁS: Unicef: 12 millones de niños yemeníes necesitan ayuda urgente

“Esto significa que a cada niño se les roban las oportunidades que habría tenido” si Arabia Saudí y sus aliados no hubieran lanzado su campaña bélica, indicó Frank McManus, director del mismo organismo para Yemen.

Yemen es ahora el hogar de la mayor población con inseguridad alimentaria en el mundo”, advierte un informe de 20 páginas elaborado por la oenegé Comité de Rescate Internacional.

 

Desde marzo de 2015, cuando Arabia Saudí, junto a varios de sus aliados regionales, comenzó una guerra contra Yemen, más de 100 000 personas han muerto, conforme al proyecto Datos sobre Localización y Acontecimientos de Conflictos Armados (Acled, por sus siglas en inglés), que monitorea la contienda.

Los bombardeos saudíes han provocado, asimismo, la destrucción de gran parte de las infraestructuras y han destrozado el sistema sanitario, desde los centros médicos hasta el personal.

La guerra ha acarreado el resurgimiento y la propagación de distintas enfermedades infecciosas y mortales, como el cólera. Para empeorar la situación, las organizaciones humanitarias y los organismos internacionales no pueden acceder a muchas zonas del país, y los suministros básicos, incluidos los médicos y alimentos, escasean debido al criminal bloqueo impuesto sobre Yemen por el régimen de Riad.

La malnutrición y la hambruna provocadas por la guerra en Yemen se ha cobrado la vida de casi 85 000 niños entre abril de 2015 y octubre de 2018, tal como calculaba en diciembre de 2018 la ONG Save The Children con datos de la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

La ONU ha alertado que cerca de 13 millones de personas en Yemen corren riesgo de morir de hambre, en lo que podría ser la “peor hambruna en 100 años”.

mjs/ncl/mnz/mkh

Comentarios