• El portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Mohamad Abdel Salam, ofrece discurso en un acto oficial en Saná, capital de Yemen.
Publicada: lunes, 23 de septiembre de 2019 23:10
Actualizada: martes, 24 de septiembre de 2019 22:30

Arabia Saudí continúa con su agresión a Yemen, lamenta el movimiento popular Ansarolá, que había propuesto suspender los ataques de represalia contra Riad.

“La coalición de agresión (liderada por Riad), apoyada por Estados Unidos y el Reino Unido, insiste en continuar su guerra agresiva y su asedio injusto contra Yemen”, ha denunciado este lunes el portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Muhamad Abdel Salam, en alusión a un nuevo ataque saudí perpetrado la misma jornada.

La aviación saudí ha bombardeado una mezquita, situada en la provincia de Omran, en el norte de Yemen, causando la muerte de siete personas, entre ellas niños y mujeres.

Esta operación mortal pone de relieve que Arabia Saudí ha rechazado la propuesta de las fuerzas yemeníes de una tregua condicionada al cese de los ataques de Riad y sus aliados.

No obstante, el Ejército yemení y Ansarolá anunciaron de que, en caso de que los saudíes no acepten su propuesta, lanzarían “ataques más duros y dolorosos”.

La coalición de agresión (liderada por Riad), apoyada por Estados Unidos y el Reino Unido, insiste en continuar su guerra agresiva y su asedio injusto a Yemen”, ha señalado el portavoz del movimiento popular yemení Ansarolá, Muhamad Abdel Salam.

 

Yemen planteó el cese el fuego después de que las fuerzas del país lanzaron certeros ataques con drones contra instalaciones vitales de la compañía petrolera saudí Aramco, provocando una gran destrucción que ha derivado en la interrupción de la producción de 5,7 millones de barriles de petróleo saudí, que equivalen a un 6 % de la producción mundial.

Ansarolá ha resaltado que la exitosa ofensiva contra la petrolera saudí fue una respuesta natural a la continua agresión de Arabia Saudí contra Yemen que, si no se detiene, la cifra de víctimas mortales llegará a 500 000 para finales del año 2020, según la Organización de las Naciones Unidas (ONU).

Los constantes ataques de represalia yemeníes, efectuados con drones y misiles de fabricación propia, han puesto en jaque al régimen agresor de Arabia Saudí, que gasta millones de dólares en la compra de armas y equipamientos militares a ciertos países occidentales, como Estados Unidos, el Reino Unido y Francia.

LEER MÁS: Ansarolá: Yemen afronta a países más poderosos y ricos del mundo

mtk/ncl/nlr/hnb

Comentarios