• El edificio del Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela en Caracas (la capital).
Publicada: lunes, 5 de julio de 2021 21:32

Venezuela rechaza el reporte “falaz” de ACNUDH en su contra, alertando que el documento sigue políticas de EE.UU. para cambiar el gobierno del país bolivariano.

En un comunicado emitido este lunes en su sitio web, el Ministerio de Asuntos Exteriores de Venezuela condena, en duros términos, el reciente informe de la Oficina de la Alta Comisionada de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos (ACNUDH) sobre la actual situación en dicho país.

Según la Cancillería venezolana, el reporte tiene un “contenido falaz y pone de relieve el origen tendencioso del mismo”.

La nota hace hincapié en que la medida se trata de una resolución impulsada por un grupo de países que tienen situaciones internas de “violaciones de derechos humanos”, pero se unen para apoyar la política de cambio de poder, “impulsada por los Estados Unidos de Norteamérica contra Venezuela”.

Venezuela, escudo protector de su pueblo frente a la barbarie de Washington

El comunicado subraya que, a pesar de la campaña de difamación del Occidente, sobre todo, Estados Unidos, Venezuela garantiza los derechos humanos, siendo, durante muchos años, “el escudo protector de su pueblo frente al bárbaro bloqueo criminal impuesto y dirigido desde Washington, constituyendo una grave comisión de delitos de lesa humanidad”, añade.

Acusaciones contra Venezuela buscan “desestabilizar” el país

De acuerdo al comunicado, las acusaciones sobre supuestas violaciones de los derechos humanos en Venezuela, “instrumentalizan la falsaria construida” para alimentar un expediente ante la Corte Penal Internacional (​CPI), a fin de “desestabilizar” las instituciones democráticas del país.

¿De qué se trata el informe?

De hecho, el reporte, de 21 páginas, acusa al país bolivariano de violar los derechos humanos mediante golpizas, descargas eléctricas, violencia sexual, amenazas de violación y penas crueles.

El comunicado de la Cancillería venezolana, rechazando, una vez más, tales acusaciones, ha anunciado que Caracas seguirá intensificando la cooperación “debida” con esa organización sobre la base del estricto apego a los “principios de objetividad, no selectividad, imparcialidad y no politización”.

Hasta la fecha, el Gobierno de Venezuela, presidido por Nicolás Maduro, ha entregado varios informes a las Naciones Unidas sobre la situación de los derechos humanos en su territorio nacional para mostrar su buena fe, enfatizando que el país norteamericano y sus aliados, con sanciones asfixiantes contra la nación venezolana son los verdaderos autores de crímenes de lesa humanidad.

shz/ctl/hnb