• Fuerzas estadounidenses desplegadas en la ciudad de Manbiy, en el norte de Siria.
Publicada: miércoles, 14 de febrero de 2018 2:21
Actualizada: miércoles, 14 de febrero de 2018 3:16

Cuando las relaciones entre Ankara y Washington atraviesan uno de sus peores momentos, el primer ministro de Turquía, Binali Yildirim, acusa a Estados Unidos de aumentar su apoyo armamentístico a las milicias kurdas en Siria, a las que Turquía vincula con el terrorismo.

En declaraciones recogidas por la agencia oficial turca Anadolu, el premier turco denunció el martes la ayuda de EE.UU. a las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo). Aunque Washington justifica su actuación explicando que dichas armas se usan en la lucha contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).

“Tal excusa es peor que un crimen. Si la amenaza representada por los terroristas de EIIL en Siria ha sido eliminada, entonces no hay motivos para que Washington siga cooperando con los terroristas (de las YPG)”, denuncia Yildirim.

Entretanto, los medios turcos reportaron el mismo martes el omnímodo apoyo armamentístico y logístico del Departamento de Defensa de EE.UU. (Pentágono) a las unidades de las YPG en la ciudad de Manbiy, sita en la provincia septentrional de Alepo.

Tal excusa es peor que un crimen. Si la amenaza representada por los terroristas de EIIL en Siria ha sido eliminada, entonces no hay motivos para que Washington siga cooperando con los terroristas (de las YPG)”, denuncia el premier turco, Binali Yildirim.

 

Conforme al diario Yenisafak, desde el pasado domingo EE.UU. ha enviado a sus socios kurdos 50 camiones cargados con armamentos, municiones y vehículos blindados a través de la provincia nororiental de Al-Hasaka.

Este medio señala que la ruta entre Al-Hasaka y Manbiy también es utilizada por el grupo terrorista Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo) para enviar combatientes a dicha ciudad.

Desde el pasado 20 de enero, las fuerzas turcas y los rebeldes del grupo Ejército Libre Sirio (ELS) llevan a cabo una ilegal operación bautizada “Rama de Olivo” contra la ciudad siria de Afrin, en el noroeste del país, so pretexto de limpiar las fronteras turcas de “terroristas kurdos”.

EE.UU. no esá cumpliendo su promesa a Turquía de cesar el suministro de armas a los kurdos y por ello las relaciones entre ambos países se oscurecen día a día, con amenazas cruzadas de una confrontación directa.

El lunes, el canciller turco, Mevlut Cavusoglu, dejó claro que no hay una tercera opción para Turquía y EE.UU., o arreglan las deterioradas relaciones bilaterales o se arruinará todo.

mjs/hnb/nii/

Comentarios