• Aviones turcos bombardean posiciones de aliados de EEUU en Siria
Publicada: sábado, 20 de enero de 2018 15:33
Actualizada: sábado, 20 de enero de 2018 17:00

Tras el inicio de las operaciones terrestres de Turquía contra los aliados kurdos de ‎EE.UU. en el norte de Siria, los aviones turcos se han sumado al ‎ataque, bombardeando este sábado las posiciones de la milicia Unidades de ‎Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) en la región siria de Afrin.‎

“Nuestras Fuerzas Armadas han iniciado una campaña aérea para destruir a elementos (kurdos)” de las YPG, ha confirmado el primer ministro turco, Binali Yildirim, en un discurso televisado.

Según la agencia turca de Anadolu, varios cazas modelo F-16 de las Fuerzas Armadas de Turquía han atacado varios puntos de observación de las YPG en la región de Afrin, zona bajo el control de las fuerzas kurdo-sirias apoyadas por EE.UU. en el norte de Siria.

Por su parte, las Fuerzas Armadas turcas han confirmado en un comunicado los bombardeos contra dicha zona, explicando que la llamada ‘Operación Rama de Olivo’ ha comenzado a las 17H00, hora local, contra Afrin “con el objetivo de garantizar la estabilidad y seguridad fronteriza y regional” cerca de Siria.

Nuestras Fuerzas Armadas han iniciado una campaña aérea para destruir a elementos (kurdos)” de las YPG, ha indicado el primer ministro turco, Binali Yildirim.

De igual modo, los informes indican que la artillería del Ejército turco ha disparado casi 15 misiles desde la provincia turca de Hatay y otros diez desde la provincia de Kilis, después de que el Estado Mayor de Turquía, a las 15H00, dio comienzo oficialmente a la operación militar para despejar la región siria de Afrin de milicianos kurdos.

En la misma jornada el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha anunciado el inicio de una operación terrestre de facto para expulsar a las milicias kurdas ‎de la ciudad siria de Afrin.

La tensión se ha disparado durante los últimos días en la frontera sirio-turca —en su mayoría controlada por las milicias kurdas—, después de que Turquía denunciara los supuestos esfuerzos de las YPG para crear un estado kurdo en la región norteña de Siria con el apoyo de la llamada coalición anti-EIIL (Daesh, en árabe), liderada por Estados Unidos.

Por su parte, el Gobierno de Damasco ha advertido a Ankara de que no realice ‘acciones hostiles’ en el norte de Siria, pues derribará a los aviones turcos que lleven a cabo ataques dentro de su territorio.

myd/rba/nii/