• El expresidente sudanés Omar Hasan al-Bashir, en su tercera comparecencia ante un tribunal en Jartum, 31 de agosto de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 31 de agosto de 2019 13:06
Actualizada: sábado, 31 de agosto de 2019 13:32

El expresidente sudanés Omar Hasan al-Bashir confiesa haber recibido un soborno millonario del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman.

Al-Bashir, en su tercera comparecencia ante los tribunales, ha asegurado este sábado que recibió 25 millones de dólares de manos del príncipe heredero de la corona saudí cuando gobernaba el país africano, según informa la agencia Reuters, citando a los testigos presentes en la sala de juicio.

El exmandatario sudanés ha sido imputado por corrupción y tenencia ilícita de divisas en el juicio que se le está realizando tras su derrocamiento el pasado mes de abril, después de meses de manifestaciones antigubernamentales.

“El jefe de mi despacho recibió una llamada de la oficina del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, indicando que tiene un mensaje que lo enviará a través de un avión privado”, ha confesado Al-Bashir en su declaración en el juicio.

El dictador, que comparece ante el tribunal encerrado en una jaula y ataviado con vestimenta tradicional blanca y un turbante, explica que “nunca ha usado ese dinero para fines personales”, pero no menciona por qué recibió el supuesto soborno.

LEER MÁS: Omar al-Bashir recibió 91 millones de dólares de Arabia Saudí y Emiratos

El jefe de mi despacho recibió una llamada de la oficina del príncipe heredero saudí, Muhamad bin Salman, indicando que tiene un mensaje que lo enviará a través de un avión privado”, ha dicho el expresidente sudanés Omar Hasan al-Bashir en relación con el supuesto soborno que recibió de Arabia Saudí.

 

Sus comentarios se producen después de que el juez de la corte Al-Sadiq Abdelrahman confirmara que las autoridades de Sudán han incautado 6,9 millones de euros, 351 770 de dólares y 5,7 millones de libras sudanesas en la casa de Omar al-Bashir.

“Nos dijeron que el príncipe heredero [saudí] no quería que se revelara su nombre, por eso no depositamos el dinero en el Banco de Sudán o en el Ministerio de finanzas, porque la fuente habría salido a la luz”, ha detallado el exmandatario sudanés.

Al-Bashir, que tras dar un golpe de Estado en 1989 dirigió Sudán durante tres décadas con mano de hierro, está acusado de la muerte de manifestantes durante las protestas que provocaron su derrocamiento.

LEER MÁS: Mueren 24 personas en tres semanas de protestas en Sudán

El derrocado presidente es requerido, además, por la Corte Penal Internacional (CPI) acusado de organizar crímenes de guerra y también de lesa humanidad y genocidio en la región de Darfur (oeste), cargos que el ya consignado niega.

myd/mkh/nii/

Comentarios