• Iraníes vacían a cubos el agua de una casa en la ciudad de Hamidie, en la provincia de Juzestán (suroeste de Irán) afectada por las inundaciones, 10 de abril de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 13 de abril de 2019 16:06

El Gobierno de Irán promete cubrir las pérdidas de los damnificados en las inundaciones hasta donde le sea posible, según el vicepresidente primero iraní.

“El Gobierno cumplirá con lo prometido y se esforzará al máximo para cubrir las pérdidas de los damnificados en las zonas afectadas por las inundaciones”, ha asegurado este sábado Eshaq Yahanguiri, en una sesión celebrada para abordar cómo gestionar el desastre natural.

Las primeras inundaciones comenzaron el 19 de marzo en el norte de Irán. Desde el 1 de abril, otras zonas en el suroeste, el oeste y el sur del país, como las provincias de Kermanshah, Juzestán, Ilam y Lorestán, registraron fuertes precipitaciones y posteriores inundaciones.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, dio el jueves nuevas órdenes al ministro del Interior, Abdolreza Rahmani Fazli, para redoblar los esfuerzos en pro de subsanar las pérdidas en las áreas damnificadas por las graves inundaciones. De hecho, le pidió que estableciera una base de comando y control a fin de movilizar todas las instalaciones y capacidades disponibles para resolver la situación y aumentar la ayuda a los afectados por las intensas lluvias.

El Gobierno cumplirá con lo prometido y se esforzará al máximo para cubrir las pérdidas de los damnificados en las zonas afectadas por las inundaciones”, asegura el vicepresidente primero de Irán, Eshaq Yahanguiri.

 

Yahanguiri ha señalado al respecto que, nada más producirse el desastre natural, la prioridad del Gobierno fue salvar vidas, y utilizó todos los medios en su haber para reducir las pérdidas humanas y materiales.

El funcionario iraní, en otro momento de sus declaraciones, ha ordenado a todas las unidades e instituciones que presenten para el martes 16 de abril los planes destinados a “la reconstrucción de las casas y las infraestructuras, así como a la revitalización de los sectores económicos, especialmente la agricultura” en las áreas dañadas.

Hasta ahora se han reportado 77 muertos y 1076 heridos, además de millones de dólares en pérdidas materiales, según informó el martes el director de los Servicios de Emergencias de Irán, Hosein Kolivand.

Tanto el pueblo como el Gobierno y las Fuerzas Armadas de Irán han multiplicado sus esfuerzos para proveer de asistencia a las áreas damnificadas por las inundaciones.

Por su parte, el Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán ha establecido grandes hospitales de campaña y puentes provisionales a fin de ayudar a la evacuación de los damnificados de las ciudades y pueblos asolados por las riadas.

tqi/rba/nii/

Comentarios