• El presidente de Irán, Hasan Rohani, en su despacho en Teherán, la capital persa.
Publicada: jueves, 11 de abril de 2019 8:48
Actualizada: sábado, 13 de abril de 2019 2:03

El presidente de Irán ha dado nuevas órdenes al ministro del Interior para redoblar los esfuerzos a favor de las áreas damnificadas por las graves inundaciones.

El presidente de Irán, Hasan Rohani, ha pedido este jueves al ministro Abdolreza Rahmani Fazli establecer una base de comando y control con el fin de movilizar todas las instalaciones y capacidades disponibles para recuperar la situación e intensificar la ayuda a los afectados por las intensas lluvias, que afectan los últimos días a diversas regiones del país persa.

El mandatario ha designado al Ministerio del Interior como la base de comando, con la cual deberán coordinar todas las instituciones y organizaciones del país respecto a las medidas de gestión por las riadas.

La directiva presidencial especifica sumar esfuerzos para paliar la situación de la recientemente afectada provincia suroccidental de Juzestán en dos áreas: la consolidación de diques a fin de impedir que el agua llegue a las zonas residenciales y la reducción de daños causados por los desbordamientos, así como la asistencia a los damnificados, ante el anuncio de un nuevo frente de fuertes lluvias.

El propio ministro del Interior ha visitado hoy mismo Juzestán para monitorear de cerca el proceso de reforzamiento de diques en la zona.

 

Las primeras inundaciones comenzaron el 19 de marzo en el norte de Irán. Desde el 1 de abril otras zonas en el suroeste, el oeste y el sur del país, como las provincias de Kermanshah, Juzestán, Ilam y Lorestán, registraron fuertes precipitaciones. Se reporta un saldo de 77 muertos y 1076 heridos y millones de dólares en pérdidas materiales.

Tanto el pueblo como el Gobierno y las Fuerzas Armadas de Irán han redoblado sus esfuerzos para asistir a las áreas damnificadas por los desbordamientos. Además, varios países y organizaciones del mundo han ofrecido su ayuda.,

Este jueves, el general de brigada Mohamad Pakpur, comandante de la Fuerza Terrestre del Cuerpo de Guardianes de la Revolución Islámica (CGRI) de Irán, ha puesto de relieve que las capacidades de este bloque militar están concentradas en Juzestán. 

El Cuerpo de Guardianes iraní ha establecido grandes hospitales de campaña y puentes provisionales para facilitar la evacuación de los damnificados de las ciudades afectadas por las riadas. Sin embargo, Estados Unidos incluyó el lunes al CGRI en su lista de organizaciones terroristas extranjeras, acusándolo de “financiar y promover el terrorismo como una herramienta política”.

Además, conforme alerta las Naciones Unidas, las sanciones de Washington contra Teherán han impedido la entrega de ayuda humanitaria.

mtk/ncl/myd/hnb

Comentarios