• Una carretera destruida en la provincia iraní de Lorestán (oeste), 7 de abril de 2019. (Foto: IRNA)
Publicada: domingo, 7 de abril de 2019 10:00
Actualizada: lunes, 8 de abril de 2019 18:07

La magnitud de las inundaciones sin precedentes ha arrebatado la calma de la vida cotidiana de los ciudadanos iraníes en 21 de las 31 provincias del país.

Según ha anunciado este domingo Esmail Nayar, responsable de la Organización de Gestión de Crisis de Irán, al menos 62 personas han muerto en todo el país, decenas de aldeas han quedado destruidas y se reportan millones de dólares en pérdidas económicas como consecuencia de las inundaciones, iniciadas el 19 de marzo.

Las provincias de Lorestán (oeste) y Juzestán (sur) son las más golpeadas. El proceso de envío de ayuda a millones de damnificados se realiza con interrupciones debido a las precarias condiciones en que se encuentran las vías terrestres.

Destrucción por las inundaciones en la provincia iraní de Lorestán (oeste), 7 de abril de 2019. (Foto: IRNA)

 

Juzestán:

Las autoridades locales han ordenado la evacuación de las localidades y aldeas ante la inminente crecida de los ríos Karje, Karun y Dez y el peligro que supondría para los habitantes de las zonas ubicadas en sus orillas.

La situación se ha empeorado, dado que las inundaciones de las provincias de Lorestán, Kohkiluye-va- Boyerahmad y Chahar Mahal-va-Bajtiari, también han llegado a Juzestán.

Hasta la fecha, más de 110 aldeas han sido evacuadas por las lluvias torrenciales que podrían provocar nuevos aluviones, según advierte el director de la Gestión de Crisis de Juzestán, Kiumars Hayizade.

43 zonas seguras han sido adecuadas para las familias evacuadas. “25 000 han sido alojadas”, ha añadido Hayizade.

Una familia camina en calles inundadas de agua en una provincia cercana a la ciudad iraní de Ahvaz, Juzestán, 31 de marzo de 2019. (Foto: AFP)

 

Lorestán:

800 aldeas se habían quedado sin agua potable, pero la situación ya se ha normalizado en 705 de ellas, no obstante, en otras 95 siguen sin agua. Asimismo, 95 de las 670 aldeas siguen sin electricidad y 243 están atrapadas en agua y lodo.

Las crecidas han arrasado 10 000 viviendas proporcionadas por el Comité de Ayuda del Imam Jomeini (que descanse en paz), de la cifra, 750 están destruidas y otras 9025 necesitan reparaciones.

Una casa completamente destruida en la aldea Baba Zeid, en la provincia iraní de Lorestán (oeste), 7 de abril de 2019. (Foto: IRNA)

 

Golestán:

17 000 viviendas y más de 300 000 hectáreas de tierras cultivas han quedado destrozadas en la provincia de Golestán (noreste) a causa de las inundaciones. Las pérdidas materiales se sitúan en millones de dólares.

Las ciudades de Aqqala y Gomishan siguen bajo agua y lodo, según fuentes provinciales.

Casas anegadas por las inundaciones en la provincia iraní de Golestán (noeste), 7 de abril de 2019. (Foto: IRNA)

 

Otras provincias afectadas son Azerbaiyán Oeste, Azerbaiyán Este, Ardebil, Zanyan, Qazvin, Kurdistán, Mazandarán, Jorasán del Norte, Jorasán del Sur, Alborz, Hamedán, Kermanshah, Ilam, Semnan, Bushehr y Fars.

El Líder de la Revolución Islámica de Irán, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, instó el martes a las autoridades a tomar las medidas necesarias para resolver los problemas en las zonas asoladas por las intensas lluvias.

ask/ctl/krd/msf

Comentarios