• Vehículos militares turcos participan en una patrulla conjunta con EE.UU. en la aldea siria de al-Hashisha, 4 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 30 de noviembre de 2022 14:01
Actualizada: miércoles, 30 de noviembre de 2022 15:30

A casi una semana del inicio de la nueva operación militar turca en Siria, Damasco pide ante la ONU el fin de presencia militar ilegal de Turquía y EE.UU. en su territorio.

“Siria exige al Consejo de Seguridad que obligue al régimen turco a poner fin a su presencia militar ilegal en territorio sirio y destaca la necesidad de que las fuerzas de ocupación estadounidenses se retiren lo antes posible”, afirmó el martes el representante permanente adjunto de Siria ante las Naciones Unidas, Al-Hakam Dandi, en declaraciones durante una sesión del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU).

Según informa la agencia siria oficial de noticias, SANA, el número dos de la legación diplomática siria ante Naciones Unidas acusó a Turquía de apoyar a los grupos terroristas de Daesh y Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath al-Sham), considerando que “los pretextos preparados por el régimen turco para justificar sus ataques contra territorio sirio ya no engañan a nadie”.

Además, criticó que algunos países miembros del Consejo de Seguridad insistan en ignorar los desafíos básicos existentes que enfrenta Siria, en particular, el terrorismo, las agresiones contra su territorio y el aumento del catastrófico sufrimiento del pueblo por las medidas unilaterales.

Por otro lado, criticó el silencio del Consejo de Seguridad ante la continuación de la “ocupación” de los altos del Golán por parte de Israel y dijo que esa inacción alienta al régimen de Tel Aviv a intensificar sus ataques contra el territorio sirio y las instalaciones civiles, provocando bajas civiles y militares.

 

Pidió también a los países occidentales que “dejen de politizar el trabajo humanitario en Siria” y cumplan con sus obligaciones a la hora de entregar financiación necesaria para los planes de respuesta humanitaria y apoyar los proyectos de recuperación en el país árabe.

Turquía ha lanzado últimamente una nueva campaña de bombardeos contra refugios y bases de las milicias kurdas en Siria e Irak, en represalia por un ataque mortal ocurrido el 13 de noviembre en la ciudad turca de Estambul, atribuido por Ankara a los milicianos que considera como terroristas.

Ankara ha realizado varias incursiones contra las partes del norte de su vecino Siria desde el año 2016, bajo el pretexto de hacer frente a los que llama terroristas, es decir, las milicias kurdas de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo), que forman parte de las llamadas Fuerzas Democráticas de Siria (FDS). Damasco, no obstante, condena los actos “agresivos” de Turquía en el norte del país levantino y asegura que la principal razón que impulsa la escalada de tensiones en el norte del país es la “ocupación” de Ankara.

nkh/jay/rba