• Una vista aérea de la ciudad de Katsrin, un asentamiento ilegal israelí en los altos del Golán sirios, 26 de diciembre de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: lunes, 27 de diciembre de 2021 16:22
Actualizada: lunes, 27 de diciembre de 2021 19:06

La Liga Árabe afirma que el Golán ocupado es de Siria y condena la edificación de colonias israelíes como un plan para agotar los recursos económicos de esa zona.

El domingo, el primer ministro de Israel, Naftali Bennett, en una reunión semanal de su gabinete celebrada en tal región ocupada siria, ha informado del plan del régimen de Tel Aviv para duplicar el número de sus colonos ilegales en los altos del Golán ocupados, situados en el sur de Siria.

“Los planes israelíes representan una flagrante violación a las leyes internacionales, que consideran al Golán como territorio sirio ocupado”, ha hecho hincapié el secretario general de la Liga Árabe (LA), Ahmed Abulgueit, en un comunicado.

El funcionario del ente panárabe ha aseverado que la integridad territorial de Siria no se somete a negociaciones o dudas, dado a que está establecida en conformidad con las leyes internacionales.

En otro comunicado, el asistente del secretario general para los Asuntos de Palestina y Los Territorios Árabes Ocupados de la LA, Said Abu Ali, ha indicado que la nueva medida “colonialista” israelí es una continuación de otros pasos “peligrosos” de este régimen, que no es “menos peligrosa que la escalada y la expansión sin precedente de los asentamientos sobre los territorios palestinos ocupados”, explica.

 

A su juicio, el régimen de Tel Aviv busca “ratificar el proyecto hostil de asentamientos” con el fin de “agotar los recursos económicos del Golán y aprovecharlos a favor del desarrollo de la economía de la ocupación y reforzar su dominio” sobre este territorio.

Ha indicado que la Secretaría de la Liga Árabe reafirma el carácter árabe de los altos del Golán sirio ocupado y el derecho del pueblo sirio a la soberanía sobre esta zona y el disfrute de sus recursos naturales en conformidad con las resoluciones internacionales pertinentes, y ha llamado a la comunidad internacional a que se oponga y condene tales acciones coloniales de Israel.

Ante tal situación, ha hecho hincapié en que los asentamientos siguen siendo legalmente inválidos y la reubicación de colonos en los territorios ocupados es una violación de los principios legales establecidos y se considera como un crimen según el derecho internacional.

Israel ocupó parte de la meseta del Golán, tras la guerra de los Seis Días en 1967, e incorporó esta zona a su sistema jurídico en 1981, lo que implica una anexión de facto, que ha recibido el rechazo de muchos países y organizaciones del mundo. A su vez, el Gobierno sirio ha prometido arrebatar al régimen israelí la zona.

mdh/ncl/ftm/rba