• Vehículos militares de EE.UU. patrullan en la ciudad de Al-Hasaka, Siria, 4 de mayo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: domingo, 25 de julio de 2021 8:08

EE.UU. está reforzando su presencia en el noreste de Siria y construyendo una nueva base militar en la zona para extender su presencia ilegal en el país árabe.

La agencia siria oficial de noticias, SANA, informó el sábado que dos helicópteros militares cargados con equipos bélicos y logísticos, y un grupo de soldados estadounidenses, aterrizaron en la base ilegal de Al-Shaddadi, en el campo de Al-Hasaka (noreste sirio).

Por su parte, el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Londres (la capital británica), informó la misma jornada de la entrada de un convoy de camiones militares de la llamada coalición de EE.UU. a la base de Al-Shaddadi.

Conforme al OSDH, 75 vehículos militares y blindados ingresaron a la base desde Irak a través del cruce fronterizo ilegal de Al-Walid (en el norte de Irak), conocido en Siria como Al-Tanf.

El pasado 19 de julio, otro convoy de 30 camiones cargados con equipos militares también entró en el norte y este de Siria desde el paso fronterizo de Al-Walid.

En este sentido, fuentes bajo anonimato dijeron al Observatorio Sirio de Derechos Humanos que las fuerzas de EE.UU. “tienen la intención de establecer una nueva base militar en el norte y este de Siria”.

 

A pesar del rotundo rechazo del Gobierno de Damasco a la ilegal presencia de EE.UU. en Siria, Washington ha estado ampliando su contingente en el este y el noreste del país.

La política de Estados Unidos en fortalecer su presencia militar en las zonas ricas en recursos petroleros sirios consiste en enviar suministros bélicos y logísticos a las regiones orientales y nororientales del país árabe, so pretexto de “proteger” los pozos de petróleo de los grupos terroristas, pero, en realidad, lo que busca es robarse el crudo de Siria, según denuncia Damasco.

El Gobierno de Damasco, presidido por Bashar al-Asad, condena el robo “a mano armada” de su petróleo por parte de Washington y resalta que, en cuanto se produzca la liberación de las provincias de Idlib (noroeste) y Al-Hasaka —consideradas los últimos bastiones de los terroristas en el país árabe—, el Ejército sirio se dedicará a erradicar a las fuerzas ocupantes foráneas.

nkh/tqi