• Un miembro de las llamadas Fuerzas Democráticas (FDS), junto a las tropas de EE.UU., patrulla una localidad de Al-Hasaka, Siria, 7 de enero de 2020.
Publicada: lunes, 13 de julio de 2020 17:21
Actualizada: martes, 14 de julio de 2020 1:32

Las milicias respaldadas por EE.UU. han secuestrado a varios civiles sirios en una nueva redada en una localidad bajo su control en la provincia de Al-Hasaka.

Según informa la agencia siria oficial de noticias SANA, las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), asaltaron el domingo varios vecindarios de la ciudad de Al-Shadadi, en el norte de Al-Hasaka, donde registraron las casas de los lugareños y secuestraron a varios jóvenes.

De acuerdo con el informe, los secuestros se llevaron a cabo presuntamente con el objetivo de reclutar a esos jóvenes en las filas de las FDS, milicia kurdo-árabe, patrocinada por Washington. El paradero de los jóvenes sigue siendo desconocido, agrega.

El medio sirio, además, denuncia que estos milicianos “terroristas” continúan perpetrando prácticas criminales y abusivas contra los ciudadanos en las áreas bajo su dominio en las provincias de Al-Hasaka (noreste) y Deir Ezzor (sureste).

En un incidente separado, ocurrido el mismo domingo, las milicias, apoyadas por EE.UU., tomaron el control del centro de telecomunicaciones de la aldea de Safia, ubicada a unos 13 kilómetros al norte de la capital homónima de la gobernación de Al-Hasaka.

 

Los habitantes de las provincias de Al-Hasaka y Deir Ezzor han denunciado en reiteradas ocasiones los continuos ataques y campañas de arresto que realizan los aliados de EE.UU., lo que ha generado un estado de inestabilidad, afectando severamente a sus negocios y medios de vida. Ellos, igualmente, acusaron a las FDS del robo del petróleo sirio y de no hacer inversiones en los sectores de servicios.

Pese a todo, Washington sigue respaldando a estos milicianos y les envía constantemente convoyes militares equipados con suministros bélicos y logísticos, so pretexto de luchar contra el grupo terrorista EIIL (Daesh, en árabe).   

Además de este apoyo ilegal, Estados Unidos está desplegando sus fuerzas y equipamientos militares en las bases que ocupa cerca de las zonas petrolíferas en el este y el norte del país y sin la autorización del Gobierno del presidente sirio, Bashar al-Asad.

Damasco denuncia el despliegue militar de EE.UU. en su suelo y asegura que el Ejército sirio expulsará a todas las tropas ocupantes, incluidas las estadounidenses. También acusa a las FDS y a las fuerzas estadounidenses de todo tipo de crímenes contra el pueblo sirio en las provincias de Al-Hasaka, Al-Raqa, Deir Ezzor y Alepo.

myd/ctl/fmk/rba