• Coche bomba causa 17 muertos en zona bajo control turco en Siria
Publicada: miércoles, 27 de noviembre de 2019 2:56
Actualizada: lunes, 2 de diciembre de 2019 7:55

Un coche bomba deja al menos 17 muertos y 20 heridos en una zona bajo control turco en el norte de Siria, y Turquía acusa a las fuerzas kurdas del ataque.

El Ministerio turco de Defensa informó el martes en un comunicado de que en el atentado con un coche bomba en la aldea de Tal Halaf, al oeste de Ras Al-Ain y en el norte de Siria (bajo el control de las tropas turcas), han muerto al menos 17 personas y decenas han resultado heridas. De acuerdo con el texto, Turquía acusa a las fuerzas kurdas del ataque.

“Mostrando una actitud mucho peor que el Estado Islámico [grupo conocido como Daesh, en árabe] el grupo terrorista YPG/PKK sigue con sus atentados con coche bomba contra los civiles. Los asesinos de niños han hecho estallar esta vez un coche bomba en la aldea de Tal Halaf, al oeste de Ras Al-Ain”, dice el comunicado.

Ankara considera terroristas a los milicianos kurdos de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) —que forman parte integral de las Fuerzas Democráticas Sirias (FDS)—, ya que están afiliados al Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK, por sus siglas en kurdo), grupo que se encuentra en la lista negra de Turquía.

El opositor Observatorio sirio de derechos humanos (OSDH) reporta 17 muertos, aunque el primer balance fue de 11, “entre ellos tres civiles” y también ha informado que hay otros 28 heridos.

Mostrando una actitud mucho peor que el Estado Islámico [grupo conocido como Daesh, en árabe] el grupo terrorista YPG/PKK sigue con sus atentados con coche bomba contra los civiles. Los asesinos de niños han hecho estallar esta vez un coche bomba en la aldea de Tal Halaf, al oeste de Ras Al-Ain”, dice el Ministerio turco de Defensa en referencia al atentado en el norte de Siria que dejó 17 muertos y decenas de heridos.

El 9 de octubre, Turquía comenzó una operación terrestre en la zona oriental del río Éufrates (noreste de Siria), como parte de la ‘Operación Fuente de Paz’, con el objetivo de alejar a las milicias kurdas de las YPG de su frontera. Además, esta ofensiva le permitió hacerse con el control de una franja de territorio en Siria de 120 km de largo y unos 30 km de ancho, que va de la ciudad de Tal Abyad a la de Ras al-Ain.

Washington traicionó a sus aliados kurdos, cuando el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenó en octubre retirar las tropas estadounidenses del norte de Siria. Este hecho se tradujo en un permiso tácito a la ofensiva de Turquía contra los kurdos, que hasta entonces se sentían a salvo de cualquier agresión por el respaldo norteamericano.

LEER MÁS: Trump vuelve a traicionar a sus aliados kurdos en Siria

Ante tal medida, las milicias kurdas se vieron obligadas a recurrir a Damasco y su aliado ruso para forjar una alianza con el Ejército sirio y detener la agresión militar de Turquía.

mrp/hnb/nii/

Comentarios