• Columna de humo provocada por un ataque del Ejército turco contra la ciudad siria de Ras al-Ain, 18 de octubre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 18 de octubre de 2019 11:20

Varios medios informan de que Turquía ha continuado sus ataques contra las milicias kurdas en Siria a pesar del pacto de alto el fuego alcanzado con EE.UU.

Turquía anunció el jueves la suspensión de su agresión contra las milicias kurdas en el norte de Siria tras haber llegado a un acuerdo con EE.UU., que estipula un alto el fuego de 120 horas en la zona, así como la retirada de los kurdos de la “zona segura” creada por Ankara en el país árabe.

Si bien el pacto debería entrar en vigor desde ese mismo día, varios informes reportan la continuación de los enfrentamientos en las regiones septentrionales de Siria, desde donde se oían fuertes explosiones y tiroteos.

La agencia británica de noticias Reuters ha informado a su vez que se han escuchado este viernes bombardeos y disparos en la ciudad siria de Ras al-Ain, situada al este del Éufrates, en el campo de Al-Hasaka, colindante con Turquía.

El opositor Observatorio Sirio para los Derechos Humanos (OSDH) ha reportado también varios ataques con cohetes de las fuerzas turcas en Ras al-Ain, que ha causado varios muertos y heridos entre la población civil.

Varios medios de comunicación han cifrado en cinco el saldo de los muertos civiles por los ataques turcos.

 

Siria cuestiona el “vago” pacto de tregua de EEUU y Turquía

El Gobierno sirio ha calificado de “vago” el acuerdo Estados Unidos-Turquía sobre un alto el fuego en Siria, y ha denunciado además el plan turco para crear una zona segura en el suelo sirio, considerándolo un plan de ocupación.

Las autoridades sirias han denunciado en múltiples ocasiones la presencia militar de Turquía en su país. El presidente sirio, Basahr al-Asad, ha prometido a su vez que Damasco usará “todos los medios legítimos” a su alcance para responder a la agresión de Turquía.

 

Traicionados por EEUU, kurdos recurren a Damasco ante ofensiva turca

Turquía arrancó el 9 de octubre la ofensiva en el norte de Siria días después de que el presidente de EE.UU., Donald Trump, ordenara la retirada de sus tropas de esa zona: una decisión que se interpretó como la luz verde de Washington para que Turquía atacara a las milicias kurdas, que hasta hace poco contaban con el apoyo del país norteamericano.

Ante tal escenario, los kurdos han recurrido a Damasco y sus aliados en busca de apoyo para hacer frente con los intensos ataques de Ankara. El Gobierno sirio ha asegurado su apoyo a los kurdos y ha enviado gran cantidad de fuerzas y armamentos militares a las principales ciudades fronterizas con Turquía (en el norte), entre ellas, Kobani, Al-Raqa, y Manbiy, para impedir el avance de las Fuerzas Armadas turcas.

LEER MÁS: Ejército sirio entra en Al-Raqa, antigua ‘capital de Daesh’

mnz/ktg/mrz/alg

Comentarios