• Sistemas de defensa aérea rusos desplegados en la base aérea de Hmeimim, en la provincia de Latakia, en el noroeste de Siria.
Publicada: lunes, 20 de mayo de 2019 13:13
Actualizada: lunes, 20 de mayo de 2019 16:02

La defensa antiaérea de Rusia ha repelado un nuevo ataque de cohetes de los terroristas contra su base aérea de Hmeimim, sita en la provincia siria de Latakia.

Según ha comunicado este lunes el Ministerio ruso de Defensa, los sistemas antimisiles han derribado 6 proyectiles lanzados el domingo por el grupo terrorista Frente Al-Nusra (autoproclamado Frente Fath al-Sham) desde la localidad de Kafer Nobl, en la provincia de Idlib (noroeste de Siria).

“Todos los proyectiles fueron derribados por la defensa antiaérea”, reza el comunicado de la Cartera rusa, agregando que el ataque no causó víctimas ni daños materiales en el área y que la base militar sigue operando con normalidad.

El Ministerio, además, ha detallado que las fuerzas rusas han detectado y destruido en la misma jornada dos aviones no tripulados (drones) pertenecientes a los grupos armados que sobrevolaban a gran distancia de la base en la provincia de Latakia, ubicada en el noroeste del país árabe.

Todos los proyectiles fueron derribados por la defensa antiaérea”, según ha comunicado el Ministerio ruso de Defensa, agregando que el ataque contra su base aérea de Hmeimim no causó víctimas ni daños materiales en el área.

 

La Defensa rusa ha subrayado también que las bandas terroristas presentes en la provincia de Idlib continúan llevando a cabo provocaciones a pesar de que el Ejército sirio decretara el pasado sábado un alto el fuego completo en esta zona.

El citado aeródromo militar es el más importante de la Fuerza Aeroespacial rusa en Siria. En las últimas semanas, la base ha vuelto a ser objeto de ataques con cohetes y aviones no tripulados (dron) lanzados desde Idlib, considerada el último gran feudo de los grupos armados en Siria.

Actualmente, Rusia mantiene, con permiso de Damasco, presencia militar en la base aérea de Hmeimim y en el puerto de Tartus, donde funciona un centro logístico de la Marina de Guerra rusa.

En las últimas semanas, las fuerzas sirias, apoyadas por militares y la aviación militar de Rusia, han intensificado sus esfuerzos a lo largo del eje de las provincia de Hama (centro) e Idlib para despejar el área de los extremistas que se han negado a abandonar la zona desmilitarizada, en una clara violación del acuerdo de alto el fuego alcanzado entre Turquía y Rusia el 17 de septiembre de 2018.

myd/rha/tmv/rba

Comentarios