• Redur Jalil, un comandante de las kurdo-sirias Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), fotografiado el 4 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: sábado, 5 de enero de 2019 22:26

Un comandante kurdo considera ‘inevitable’ un acuerdo con Damasco ante la salida de EE.UU. de Siria y sugiere la integración de los kurdos en el Ejército sirio.

“Encontrar una solución entre la administración autónoma y el Gobierno sirio es inevitable, porque nuestras zonas son parte de Siria”, ha afirmado hoy sábado Redur Jalil, comandante de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS), compuestas en su mayoría por kurdos.

Esa milicia y la de las Unidades de Protección Popular (YPG, por sus siglas en kurdo) controlan de facto una región autónoma de casi el 30 % del territorio sirio en el norte y este del país, y tienen el respaldo de la ilegal “coalición contra EIIL (Daesh, en árabe)” que encabeza EE.UU.

Pero después del inesperado anuncio de la retirada inmediata de los militares estadounidenses de Siria, hecho por Washington en diciembre, los kurdos han cambiado de bando y buscan aliarse con el presidente sirio, Bashar al-Asad, entre temores a una posible ofensiva turca contra las milicias kurdas en Manbij (norte).

Encontrar una solución entre la administración autónoma y el Gobierno sirio es inevitable, porque nuestras zonas son parte de Siria”, ha afirmado Redur Jalil, un comandante de las llamadas Fuerzas Democráticas Sirias (FDS).

Mapa de regiones controladas por los kurdos en Siria.

 

El Ejército sirio se redesplegó a finales de diciembre en las inmediaciones de Manbij a petición de las milicias kurdas. A este respecto, Jalil ha señalado que “hay negociaciones con el Gobierno para encontrar un acuerdo final para administrar la ciudad de Manbij”.

Si las discusiones llegan a una solución que “proteja los derechos” de los habitantes de Manbij, el acuerdo podría aplicarse en las zonas controladas por las FDS en la provincia oriental de Deir Ezzor, al este del río Éufrates, ha añadido el miliciano.

Entre los temas pendientes están la forma de administrar las zonas kurdas y el futuro de sus combatientes en sus regiones, ha remarcado Jalil, al tiempo que planteaba la posibilidad de que los kurdos se incorporen al Ejército nacional.

“Aún tenemos algunas diferencias con el Gobierno central, que con apoyo internacional se podrían resolver”, ha explicado el comandante, que ha apuntado además a Rusia como posible garante.

El acercamiento de los kurdos a Damasco se produce en momentos en que el mundo árabe está barajando retomar las relaciones con el Gobierno sirio y admitir el retorno del país levantino a la Liga Árabe (LA) después de 8 años de su expulsión del bloque.

mjs/mla/myd/mkh

Comentarios