• Una prueba por parte de Rusia del misil intercontinental Topol-M.
Publicada: jueves, 28 de noviembre de 2019 19:00
Actualizada: viernes, 29 de noviembre de 2019 1:49

Rusia prueba con éxito su misil balístico intercontinental Topol desde un sistema “terrestre móvil” en el sur del país, informa el Ministerio de Defensa ruso.

“El 28 de noviembre de 2019 las tropas de misiles estratégicos realizaron el lanzamiento del misil balístico intercontinental del sistema terrestre de misiles Topol sobre plataforma móvil desde la base de Kapústin Yar, región de Astracán (sur)”, ha declarado este jueves el ente castrense en un comunicado.

La Cartera rusa ha asegurado que el proyectil ha impactado en un blanco convencional situado en un polígono militar en Kazajistán con una “precisión fijada”. “Las tareas de lanzamiento se completaron en su totalidad”, agrega.

LEER MÁS: Vídeo: Submarino nuclear ruso lanza por primera vez un misil IBCM

El Ministerio de Defensa ha destacado que los campos y el polígono de pruebas de Kapústin Yar permiten al país probar equipos de combate y sistemas de defensa de misiles en toda su gama de condiciones posibles para su posterior entrega a las Fuerzas de Misiles Estratégicos rusas.

El 28 de noviembre de 2019 las tropas de misiles estratégicos realizaron el lanzamiento del misil balístico intercontinental del sistema terrestre de misiles Topol sobre plataforma móvil desde la base de Kapústin Yar, región de Astracán (sur)”, informa el Ministerio de Defensa ruso.

 

Los RT-2PM Topol son misiles intercontinentales de combustible sólido con capacidad nuclear, diseñados en la extinta Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas (URSS) en los años 1970.

Al igual que muchos cohetes espaciales, consta de tres etapas y mide 29,5 metros de largo, siendo casi del mismo tamaño que el misil estadounidense Minuteman.

Rusia ha aumentado el número de los ensayos de sus misiles en un momento en que las tensiones entre Moscú y el Occidente han llegado a un punto sin precedentes tras el fin de la Guerra Fría.

Tras la salida de Washington del Tratado de Fuerzas Nucleares de Alcance Intermedio (INF, por sus siglas en inglés), firmado en 1987 entre EE.UU. y la entonces Unión Soviética, Moscú puso también fin a su compromiso con el mismo, que prohibía a las dos potencias mundiales poseer, producir o probar misiles de crucero de un alcance comprendido entre 500 y 5500 kilómetros.

LEER MÁS: EEUU y Rusia prueban misiles balísticos tras suspender Tratado INF

Rusia ha advertido en varias ocasiones que la salida de Washington del Tratado INF podría abrir la puerta a una nueva carrera armamentística.

tmv/krd/rba

Comentarios