• Edificios destruidos en la ciudad de Arbin, Siria, 18 de diciembre de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 15 de febrero de 2019 10:18
Actualizada: sábado, 16 de febrero de 2019 9:55

EE.UU. y sus aliados europeos buscan eludir la responsabilidad de sus bombardeos en Siria realizados por falsas pruebas de un ataque químico del Gobierno sirio.

Así lo ha destacado este viernes el ministro de Defensa ruso, Igor Konashenkov, después de que un productor de la cadena estadounidense BBC especializado en Siria, Riam Dalati, afirmara el miércoles en Twitter que puede confirmar, sin duda alguna, que la escena filmada el pasado abril por cascos blancos en el Hospital de Duma (Guta Oriental) tras un supuesto ataque químico, fue un montaje.

El 4 de abril, los cascos blancos, publicaron un vídeo (falso, según evidencias) grabado en el Hospital de Duma, donde parecía que ayudaban a unas personas que aparentemente sufrían las consecuencias de un ataque químico en la urbe siria.

Según Dalati, el ataque tuvo lugar, pero sin utilización de sarín. Además, señaló que hay que esperar los informes de la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas (OPAQ) para saber sobre un posible uso de sustancia química.

En respuesta a este presunto ataque químico, Estados Unidos, el Reino Unido y Francia bombardearon Siria el 14 de abril, sin aval del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (CSNU), y antes de que la OPAQ iniciara sus investigaciones al respecto.

Reaccionando a las declaraciones de Dalati, Konashenkov ha declarado en un comunicado que Moscú hace tiempo indicó que vídeos difundidos por los cascos blancos eran falsificaciones para justificar ataques occidentales contra Damasco.

Muchos políticos actuales de alto nivel en Estados Unidos y Europa, que entonces pidieron la ‘protección de los sirios pacíficos contra los terribles ataques químicos del régimen’ y que dieron permiso para realizar los ataques con misiles y bombardeos en Siria, tratarán de olvidar el tema para evitar la responsabilidad moral, política y penal”, dice el ministro de Defensa ruso, Igor Konashenkov.

 

El Ministerio ruso de Defensa ha enfatizado en varias ocasiones que, tarde o temprano, la verdad sobre las falsificasiones de los países occidentales se revelarán, ha agregado en la nota.

Asimismo, ha dicho que “muchos políticos actuales de alto nivel en Estados Unidos y Europa, que entonces pidieron la ‘protección de los sirios pacíficos contra los terribles ataques químicos del régimen’ y que dieron permiso para realizar los ataques con misiles y bombardeos en Siria, tratarán de olvidar el tema para evitar la responsabilidad moral, política y penal”.

El Ministerio ruso de Defensa ha sostenido también, que la decisión tomada en junio de 2018 de otorgar un mandato a la OPAQ para atribuir la responsabilidad de los ataques con armas químicas en Siria, permite a los países occidentales atacar a cualquier país que no sea a su gusto, utilizando pruebas falsas.

Ante acusaciones de EE.UU. y sus aliados sobre el uso de sustancias químicas por Damasco en la lucha antiterrorista, tanto Siria como Rusia han presentado varias pruebas de que los terroristas y los cascos blancos cooperan en la preparación de ataques químicos en suelo sirio con el fin de incriminar al Gobierno sirio justificar así una intervención extranjera en el país árabe.

fdd/ktg/hgn/mkh

Comentarios