• La portavoz del Ministerio de Exteriores de Rusia, María Zajarova, en una rueda de prensa en Moscú, la capital.
Publicada: sábado, 21 de abril de 2018 18:04

La portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova, dice que el Partido Demócrata de Estados Unidos, a través de la demanda interpuesta a Moscú, busca justificar y solapar su derrota en las elecciones presidenciales de 2016, en las que salió ganador el republicano Donald Trump.

“Parece que es un intento de los demócratas de justificar su derrota”, ha declarado este sábado la portavoz rusa, después de que el Comité Nacional Demócrata (DNC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. presentara el viernes una demanda multimillonaria contra el Gobierno de Rusia, la campaña del presidente Trump y el portal de filtraciones Wikileaks por “interferir” en los comicios presidenciales de 2016 y perjudicar a su candidata, Hillary Clinton.

Zajarova destaca, sin embargo, que “el Ministerio de Exteriores de Rusia no ha recibido hasta el momento ninguna notificación oficial sobre el asunto, por lo tanto, es demasiado pronto para hablar acerca de cómo actuaremos” en respuesta. La Cancillería rusa se ha enterado de la demanda por los medios de comunicación, explica.

Tras calificar de “absurdas” las acusaciones de interferencia rusa en las elecciones norteamericanas, precisa que la demanda en cuestión “destruye el fundamento de la cooperación bilateral” entre ambos países.

Parece que es un intento de los demócratas de justificar su derrota”, afirma la portavoz de la Cancillería de Rusia, María Zajarova, en relación a la demanda del Partido Demócrata contra Rusia por ‘interferir’ en los comicios presidenciales de 2016.

 

Añade que en los últimos dos años y medio, el Partido Demócrata no ha dejado de  intentar culpar de su fracaso en dichos comicios a una supuesta “conspiración” e “interferencia extranjera”, en vez de tratar de analizar sus puntos débiles que llevaron a la victoria del Partido Republicano.

Un informe secreto de la Agencia Central de Inteligencia de EE.UU. (CIA, por sus siglas en inglés) reveló en diciembre de 2016 que Rusia había intervenido en las elecciones para aupar a Trump a la Presidencia. El Kremlin, sin embargo, ha negado toda implicación en el asunto.

Los republicanos del Comité de Inteligencia de la Cámara de Representantes emitieron en marzo un informe en el que dijeron que no encontraron pruebas de que Trump y su campaña se confabularan con Rusia para influir en las elecciones, aunque después los demócratas de ese mismo Comité emitieron un documento afirmando lo contrario.

fdd/rba/nii/

Commentarios