• Una sesión del Senado ruso en Moscú.
Publicada: martes, 30 de enero de 2018 7:38
Actualizada: martes, 30 de enero de 2018 10:59

EE.UU. publica la llamada lista del Kremlin, que incluye los nombres de cientos de rusos que podrían estar sujetos a futuras sanciones estadounidenses. Rusia, en respuesta, considera la medida como una ‘fáctica ruptura’ de las relaciones bilaterales entre Moscú y Washington.

En virtud a la Ley para Contrarrestar a los Adversarios de EE.UU. mediante Sanciones (CAATSA, por sus siglas en inglés), el Departamento del Tesoro de Estados Unidos publicó el lunes el informe denominado la lista del Kremlin para el Congreso del país, que incluye los nombres de 114 representantes de la cúpula política de Rusia y 96 ricos empresarios que podrían sufrir sanciones en el futuro.

El Departamento estadounidense señala que un “nexo clasificado” previsto en el documento permite la inclusión de los nombres de otros individuos no mencionados en la actual lista.

Los nombres más destacados que aparecen en la lista son: el portavoz presidencial, Dmitri Peskov; el primer ministro, Dmitri Medvedev; el canciller, Serguéi Lavrov; el ministro de Defensa, Serguéi Shoigu;  la presidenta del Senado, Valentina Matvienko; y el jefe de la Cámara Baja, Serguéi Narishkin.

El jefe adjunto del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Vladimir Dzhabárov, ha reaccionado ante esta nueva medida hostil de Washington, considerándola de “fáctica ruptura” de los lazos entre ambos países.

Formalmente, nuestros países (EE.UU. y Rusia) mantienen relaciones, pero la inclusión de casi todos los dirigentes nacionales en una lista de personas susceptibles de sanciones significa de hecho una ruptura de estos vínculos”, señala el jefe adjunto del Comité de Asuntos Internacionales del Senado ruso, Vladimir Dzhabárov.

 

“Formalmente, nuestros países mantienen relaciones, pero la inclusión de casi todos los dirigentes nacionales en una lista de personas susceptibles de sanciones significa de hecho una ruptura de estos vínculos”, declara este martes Dzhabárov a la agencia rusa de noticias Sputnik.

El senador ha considerado el informe de “la más burda injerencia” en los asuntos internos de su país, y ha agregado que las restricciones son “absolutamente desproporcionadas a lo que se imputa a Rusia”. Dzhabárov, asimismo, ha advertido de que esta iniciativa tendrá “una respuesta digna”.

En agosto de 2017, el presidente de EE.UU., Donald Trump —que en su campaña prometió mejorar los lazos con Rusia, pero resultó imposible por acusaciones de connivencia personal ilícita con Moscú—, firmó una nueva ley (CAATSA) que, además de a Rusia, afectaba a China, Irán y Corea del Norte.

El pasado viernes, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos agregó a 21 personas y nueve entidades rusas y ucranianas a su lista de nacionales especialmente designados y otras 12 entidades a la “lista de identificación de sanciones sectoriales” por su supuesta implicación en el conflicto de Ucrania y la anexión de Crimea.

Lavrov denunció el 22 de enero que los embargos y restricciones impuestos por Washington a la Federación Rusa carecen de fundamento y que el Gobierno ruso no permanecerá impasible mientras ve cómo se intenta “castigar a Rusia de todas las maneras”.

ask/nii/

Comentarios