• Sede del Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia en Moscú, la capital.
Publicada: viernes, 4 de agosto de 2017 23:59
Actualizada: sábado, 5 de agosto de 2017 1:10

Rusia advierte que se reserva el derecho a responder a las más recientes sanciones adoptadas por la Unión Europea (UE).

El Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia critica este viernes en un comunicado la imposición de más medidas coercitivas por parte de la Unión Europea (UE) en su contra y advierte que “se reserva el derecho” a responder a las más recientes sanciones, a las que considera "injustas" y "contrarias a los reglamentos internacionales".

"Consideramos absolutamente infundadas las razones que están detrás de la adopción de nuevas medidas restrictivas contra nuestro país y nos reservamos el derecho a responder", se lee en la nota de la Cancillería rusa.

Moscú deja claro que responsabiliza directamente a Alemania por estas nuevas restricciones y lamenta que el bloque comunitario haya decidido privatizar lo que asegura era "una disputa comercial normal entre entidades económicas".

Consideramos absolutamente infundadas las razones que están detrás de la adopción de nuevas medidas restrictivas contra nuestro país y nos reservamos el derecho a responder", se lee en el comunicado difundido por el Ministerio de Asuntos Exteriores de Rusia.

 

La Comisión Europea (CE) ha aprobado este mismo viernes sanciones que castigan a tres funcionarios y varias compañías de Rusia por el suministro de turbinas de gas de la empresa alemana Siemens a la península de Crimea, que se reunificó a Rusia en marzo de 2014.

La UE estima que con el envío de estas turbinas se ha contribuido a “establecer un suministro de energía independiente en Crimea”, lo que constituye un apoyo a su ‘separación de Ucrania’ y socava la integridad territorial, la soberanía e independencia de Ucrania.

Además, la Cancillería rusa señala que el Gobierno alemán y el bloque europeo serán responsables de “lo que ocurrirá después” —alertando de medidas recíprocas— y atisba la posibilidad de que las sanciones adoptadas por la UE terminen acarreando gastos para Siemens y otras compañías europeas que trabajan en Rusia.

La supuesta intervención rusa en el este de Ucrania y la reunificación de Crimea a la Federación de Rusia han aumentado de manera significativa las tensiones entre Moscú y los países occidentales, en especial, Estados Unidos, y aseveran que ambas son evidencia de la política expansionista de Rusia, algo que Moscú rechaza.

hgn/ctl/lvs/mkh

Comentarios