• Sirios ondean banderas nacionales durante un mitin electoral en las calles de Damasco, 27 de mayo de 2021. (Foto: AFP)
Publicada: miércoles, 20 de octubre de 2021 9:18
Actualizada: miércoles, 20 de octubre de 2021 10:44

Irán llama a hacer una redacción sin injerencia extranjera de la Constitución siria y solo mediante las conversaciones entre los propios sirios.

“La redacción de la Constitución de Siria debe llevarse a cabo sin interferencia extranjera a través de los diálogos nacionales”, enfatizó el martes Ali Asqar Jayi, el asesor principal del ministro de Asuntos Exteriores de Irán.

En una reunión con el enviado del secretario general de la Organización de las Naciones Unidas (ONU) para Siria, Geir Pedersen, celebrada en Ginebra (Suiza), el titular persa aseguró que la República Islámica apoya el proceso de la redacción de la Constitución siria en el marco de las conversaciones sobre la paz en el país levantino, conocido como el proceso de paz de Astaná.

Por su parte, Pedersen consideró “constructivos” los diálogos entre el Gobierno y la oposición de Siria, esperando más avances en este sentido.

 

La iniciativa para elaborar una nueva Carta Magna para Siria se lanzó hace dos años, pero las cinco reuniones previas sin mediación de la ONU no lograron resultados concretos. El comité constitucional, compuesto por 45 miembros del Gobierno de Siria, de la oposición y figuras independientes elegidas por las Naciones Unidas, tiene como objetivo cesar la crisis en el país árabe.

Embargos de EEUU y Europa no resolverá crisis de Siria

En otra parte de la cita, Jayi subrayó la necesidad de levantar las sanciones opresivas contra la nación siria, a la vez que exigió al organismo internacional que sume esfuerzos a fin de proporcionar la ayuda humanitaria, así como instalaciones para la reconstrucción del país levantino.

En esta línea, Jayi aseveró el mismo martes, en un encuentro con el enviado especial italiano para este país árabe, Stephen Ravanan, que la paz en Siria estabilizará la región de Asia Occidental, y la continuación de la política de sanciones de Estados Unidos y Europa no ayudará a resolver la crisis en el país árabe.

Desde el estallido de la crisis provocada por los grupos terroristas en 2011, la Unión Europea (UE) y EE.UU. iniciaron una campaña de embargos contra Damasco, lo que, según las autoridades sirias, ha agudizado el sufrimiento del pueblo sirio y perjudicado los esfuerzos del país para zanjar la crisis y acelerar la reconstrucción, así como el retorno de refugiados y desplazados por el terrorismo.

mdh/ftn/rba