• Personal sanitario iraní atiende a un hombre infectado con la COVID-19.
Publicada: viernes, 9 de abril de 2021 21:32

Irán urge a Amnistía Internacional a investigar de manera exhaustiva el impacto de las sanciones de EE.UU. en el pueblo iraní, sobre todo en medio de la pandemia.

“Se solicita a Amnistía Internacional (AI) que emita un informe sobre el desastroso impacto que las sanciones ilegales de Estados Unidos han tenido en la vida de los más de 80 millones de iraníes, quienes tienen que ganarse el pan bajo la presión de los embargos unilaterales y la amenaza de un virus”, ha manifestado este viernes la embajada de Irán en Bélgica.

En una serie de tuits, la sede diplomática persa ha subrayado que a las medidas restrictivas que sofocan al pueblo de Irán se ha sumado la propagación del letal nuevo coronavirus, causante de la COVID-19.

Además, se ha hecho eco de un reciente informe de la oenegé Amnistía Internacional en el que se apunta a las “políticas deliberadamente divisivas y destructivas” de Estados Unidos, las cuales han perpetuado la desigualdad, la discriminación y la opresión y han allanado el camino para la devastación provocada por la pandemia.

Insistiendo en los ilegales embargos estadounidenses, ha señalado que los activos de los iraníes han sido bloqueados en bancos extranjeros, lo que ha obstaculizado el acceso del país a los canales comerciales globales para pagar los suministros médicos necesarios para aliviar el sufrimiento generado por el virus.

Ha agregado que EE.UU. incluso impidió al Fondo Monetario Internacional (FMI) otorgarle a Irán un financiamiento que necesitaba para fortalecer su economía y atender las necesidades médicas de su pueblo.

Se ha referido también al personal sanitario de primera línea en la asistencia a los contagiados y ha denunciado que el número de muertes entre este colectivo es uno de los más altos a nivel mundial.

El jueves, el presidente de Irán, Hasan Rohani, denunció que, pese a que Washington afirma que los bienes humanitarios están exentos de sanciones, ha bloqueado el acceso de Teherán a 10 millones de dosis de la vacuna contra el coronavirus ejerciendo presión sobre las empresas involucradas en la transferencia de los inmunizadores a la República Islámica.

sbr/ctl/rba