• El presidente iraní, Hasan Rohani (dcha.), y su par chino, Xi Jinping, reunidos en Teherán, 23 de enero de 2016. (Foto: President.ir)
Publicada: lunes, 13 de julio de 2020 23:13

Un asesor del Líder de Irán destaca que el acuerdo estratégico Teherán-Pekín tiene como objetivo deshacerse del dólar y evitar las sanciones de EE.UU.

Ali Aqa Mohamadi, asesor del Líder de la Revolución Islámica, el ayatolá Seyed Ali Jamenei, destacó el domingo que el documento de cooperación estratégico de 25 años entre Irán y China, es más que un acuerdo que generalmente abarca solo un tema.

La hoja de ruta de este acuerdo fortalece la cooperación económica y defensiva de ambos países, protege sus pactos ante la intervención de terceras partes y ayuda a deshacerse del dólar estadounidense en el comercio bilateral, detalló el funcionario persa.

“Estados Unidos no quiere que se alivien las sanciones (…) este documento elimina las sanciones y la hoja de ruta Irán-China desorganiza muchos de los planes de EE.UU.”, apuntó Aqa Mohamadi.

Enfatizó también que, “con esta estrategia, los puntos clave de las sanciones no funcionarán”, de modo que fracasarán los esfuerzos de Estados Unidos para extender el embargo de armas a Irán que expira el próximo octubre.

 

China e Irán han redactado el borrador de una hoja de ruta de cooperación estratégica de 25 años entre ambas naciones. De concretarse, el pacto implicará que Pekín invierta alrededor de 400 mil millones de dólares en los sectores de energía e infraestructura de Irán durante un período de 25 años. A cambio, Teherán garantizará un suministro estable de productos energéticos importantes para la potente industria china.

“Derrota sin precedentes” para Estados Unidos

Aqa Mohamadi abordó asimismo las ambiciones de Estados Unidos en la región de Asia Occidental, donde Washington ha estado sembrando la inseguridad a través de décadas de intervención militar, y tratando de inclinar la balanza de poder a favor del régimen de Israel.

“La coordinación de Irán y China puede sacar las manos de Estados Unidos de la región” y frustrar sus intentos de aislar a Teherán en Asia Occidental, afirmó. La hoja de ruta, por lo tanto, se traduce en una derrota “sin precedentes” para Washington en la zona, recalcó.

El asesor del Líder de Irán citó informes de que Washington ha asignado a más de 4000 personas para administrar las sanciones contra Irán, y dijo que EE.UU. trata de evitar que Teherán obtenga beneficios de sus intereses nacionales y busca un cambio en el sistema de la República Islámica, por lo tanto, reaccionó con mucha fuerza ante la perspectiva del citado acuerdo.

ftn/ncl/hnb