• Retos y logros de una Revolución: estudiantes toman el ‘Nido de Espías’
Publicada: domingo, 23 de septiembre de 2018 18:08
Actualizada: domingo, 23 de septiembre de 2018 19:15

Para los estadounidenses, dentro de su historia contemporánea en cuanto a las relaciones con Irán, el hecho más destacado, sin duda alguna, es la toma de su embajada en Teherán.

Después de días de protestas contra los Estados Unidos por no devolver al Shah de Irán, finalmente, el 20 de enero de 1979, los Estudiantes Musulmanes de la Línea del Imam Jomeini irrumpieron en la embajada de los Estados Unidos.

La historia fue como sigue: Mohamad Reza Shah Pahlavi, el último rey iraní, abandonó Irán en vísperas de la Revolución, so pretexto de padecer cáncer. Pasado un tiempo y después de que su solicitud de asilo fuera rechazada por varios países, Estados Unidos admitió al Sha de Irán y se negó a devolverlo al nuevo gobierno. Los iraníes querían que fuera juzgado por sus crímenes.

Pero, ¿qué motivó el odio de los estudiantes? El golpe estadounidense contra el gobierno demócrata de Mohamad Mosadeq en 1953, ayudando al servicio de inteligencia, SAVAK, frente a los activistas iraníes que luchaban por la libertad, así como sus interferencias flagrantes en el gobierno anterior de Irán, fueron algunas de las principales razones que alimentaron la ira de los estudiantes contra Estados Unidos. Estas son las cosas que son prácticamente obviadas y poco tratadas por los medios de comunicación de los Estados Unidos.

El entonces presidente de los Estados Unidos de América, Jimmy Carter, que no escatimó esfuerzos en liberar a los rehenes de los Estados Unidos, aunque todo fuera en vano, finalmente (el 24 de abril de 1980) tomó medidas militares contra Irán. Pero la misión de rescate, la Operación Garra de Águila, en el desierto de Tabas, en Irán, fue un completo desastre y acabó poniendo en entredicho a Estados Unidos frente al mundo entero.

Finalmente, el Shah huyó a Egipto y los revolucionarios iraníes liberaron a los rehenes a cambio del Acuerdo de Argel, que obligó a Estados Unidos a restituir las propiedades de Irán en el país.

mrg/rba