• Fuerzas israelíes se despliegan en el complejo de la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad ocupada Al-Quds (Jerusalén), 10 de mayo de 2021.
Publicada: martes, 11 de mayo de 2021 14:03

Amnistía Internacional (AI) llama al régimen israelí a poner fin a su brutalidad y represión contra el pueblo palestino en la ciudad de Al-Quds (Jerusalén).

Durante el sagrado mes de Ramadán de este año en curso, la ocupada ciudad de Al-Quds ha sido escenario de protestas por parte de los palestinos, que se manifiestan en contra de las restricciones que el régimen de Tel Aviv ha impuesto al acceso a la Mezquita Al-Aqsa, así como en contra de la planeada expulsión de las familias palestinas del barrio de Sheij Yarrah, también en Al-Quds.

En medio de las tensiones, el régimen israelí recurrió al uso de gases lacrimógenos y balas de goma para reprimir a los descontentos palestinos. En los incidentes registrados, varios palestinos perdieron la vida y algunos más resultaron heridos.

Al respecto, el vicedirector de Amnistía Internacional para Oriente Medio y el Norte de África, Saleh Higazi, condenó el lunes estos actos inhumanos y brutales, y exigió el cese del uso reiterado, injustificado y excesivo de la fuerza por parte de las fuerzas israelíes contra los manifestantes palestinos en Al-Quds.

 

Asimismo, tildó los últimos ataques israelíes de actos aterradores que se llevan a cabo contra los pacíficos palestinos, cuya única aspiración es defender sus derechos inalienables.

“Las pruebas reunidas por AI revelan un patrón escalofriante de las fuerzas israelíes, que utilizan una fuerza excesiva y desenfrenada contra los manifestantes palestinos, en gran parte pacíficos, en los últimos días. Entre los heridos en la violencia registrada en Al-Quds hay transeúntes o musulmanes que rezaban durante el [sagrado mes de] Ramadán”, dijo Higazi.

De igual modo, aseveró que los desalojos forzosos de los residentes palestinos forman parte de un patrón persistente en el barrio de Sheij Yarrah, además de violar flagrantemente el derecho internacional y equivaler a crímenes de guerra.

Por lo tanto, pidió al Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (CSNU) que se celebre una sesión abierta para discutir esta cuestión, e hizo hincapié en que las simples expresiones de preocupación por el absoluto desprecio de Israel al derecho internacional resultan del todo insuficientes.

sbr/anz/rba