• Soldados israelíes corren durante los enfrentamientos con los palestinos en la aldea de Kfar Qadum, en Cisjordania, 20 de septiembre de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 8 de octubre de 2019 14:58
Actualizada: miércoles, 9 de octubre de 2019 1:37

El ejército de Israel ha impuesto un bloqueo total en la ocupada Cisjordania para facilitar los rituales de colonos israelíes en la urbe de Al-Quds (Jerusalén).

Según han informado medios palestinos, las fuerzas israelíes han cerrado este martes todos los cruces que conducen a la ocupada Cisjordania y han prohibido la entrada de los palestinos a los territorios ocupados por las conmemoraciones de la festividad judía del Yom Kipur (Día de la Expiación), que finaliza el próximo jueves.

De acuerdo con estos informes, el ejército israelí ha endurecido las restricciones de tráfico, controlando el transporte público, los servicios gubernamentales y las emisoras de televisión que cubren el feriado. Todos los vuelos desde el aeropuerto Ben Gurion en Tel Aviv también fueron cancelados.

Las autoridades israelíes han informado, por su parte, de que todos los cruces fronterizos que comunican los territorios ocupados palestinos con la asediada Franja de Gaza permanecerán cerrados hasta nuevo aviso.

Varios medios palestinos también han reportado que más de 200 colonos israelíes, escoltados por un grupo de fuerzas militares, han irrumpido en la Mezquita Al-Aqsa, en la ciudad palestina de Al-Quds.

Entretanto, los soldados de la ocupación israelí, fuertemente armados, colocaron barreras de hierro en las puertas de la citada mezquita e impidieron a los palestinos ingresar al recinto sagrado.

LEER MÁS: Vídeo: Centenares de colonos israelíes irrumpen en Al-Aqsa

LEER MÁS: Israelíes celebran boda en Al-Aqsa para provocar a palestinos

 

Estos actos provocativos por parte de los colonos y las fuerzas israelíes constituyen una clara violación del Tratado de Paz de Wadi Araba (1994) entre el régimen de Israel y Jordania, país custodio de los lugares sagrados musulmanes en Al-Quds.

En virtud de este acuerdo, firmado tras la ocupación de Al-Quds por Israel —en la guerra de los Seis Días de 1967—, los no musulmanes no tienen permiso para realizar actividades dentro de este recinto, sobre todo, rituales religiosos.

La Mezquita Al-Aqsa es un lugar de suma importancia para los musulmanes. El régimen israelí, que se considera a sí mismo el principal propietario de los territorios palestinos, desde el inicio de su ocupación sueña con destruir dicha mezquita, a fin de transformarla en un templo judío.

LEER MÁS: Palestina pide al mundo proteger Al-Quds ante complots de Israel

LEER MÁS: Palestina: Con asalto a Al-Aqsa, Israel busca una guerra religiosa

No obstante, los actos no se limitan a Al-Aqsa, sino que también tienen lugar en otras localidades de la ocupada Cisjordania.

myd/anz/tqi/mjs 

Comentarios