• El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, junto al presidente de Chad, Idriss Deby, 20 de enero de 2019. (Foto: AFP)
Publicada: martes, 22 de enero de 2019 14:25
Actualizada: martes, 22 de enero de 2019 15:03

HAMAS denuncia la normalización de las relaciones entre Chad y el régimen de Israel, tachándola de una “puñalada por la espalda” a la causa palestina.

El primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu, en un intento por aumentar su influencia en los países árabes y africanos, viajó el pasado domingo a Yamena, capital de Chad, donde se reunió con el presidente del país, Idriss Deby. Tras el encuentro, ambos anunciaron “la restauración de las relaciones diplomáticas” después de un impasse de 47 años.

“HAMAS condena la participación de Chad en una peligrosa ola de normalización con la ocupación israelí (…) es una puñalada por la espalda al pueblo y a la causa de Palestina”, reza un comunicado del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS), publicado el lunes en su página web.

La organización palestina, con sede en la asediada Franja de Gaza, advirtió de las graves consecuencias que se derivarán por normalizar los lazos con el régimen de Israel, instando, además, al Gobierno chadiano a reconsiderar su polémica medida.

“Mientras HAMAS se da cuenta de las peligrosas repercusiones de la normalización con Israel en la causa palestina, le pide a Chad que reconsidere su actuar, aísle al régimen de ocupación y continúe apoyando la lucha por la libertad del pueblo palestino”, se lee en la nota.

HAMAS condena la participación de Chad en una peligrosa ola de normalización con la ocupación israelí (…) es una puñalada por la espalda al pueblo y a la causa de Palestina”, reza un comunicado del Movimiento de Resistencia Islámica de Palestina (HAMAS).

 

Deby, quien ganó un quinto mandato en disputa en abril de 2016, visitó en noviembre de ese mismo año los territorios ocupados palestinos y se reunió con Netanyahu, convirtiéndose en el primer líder chadiano en visitar Israel.

En los últimos dos años, Netanyahu ha estado tratando de afianzarse en África. Ha viajado a varios Estados africanos para convencerlos de que dejen de votar contra el régimen israelí en las Naciones Unidas en favor de los palestinos.

El régimen de Tel Aviv actualmente solo mantiene relaciones diplomáticas con dos países árabes, a saber: Egipto y Jordania. No obstante, existen datos sobre que Arabia Saudí, los Emiratos Árabes Unidos (EAU) y Baréin, entre otros, pese a no reconocer oficialmente a Israel, han estado cooperando secretamente con los israelíes durante años.

Ciertos países árabes e islámicos se están acercando a Israel a pesar de su larga lista de crímenes contra los palestinos desde que ocupara sus tierras en 1948.

Los palestinos advierten que Israel, con el establecimiento de relaciones con el mundo árabe, trata de conseguir legitimidad, y normalizar la represión y el robo de las tierras palestinas.

myd/anz/alg/rba

Comentarios