• Niñas palestinas asisten a una clase en una escuela en la ciudad de Gaza, 22 de enero de 2018. (Foto: AFP)
Publicada: viernes, 26 de octubre de 2018 10:02
Actualizada: viernes, 26 de octubre de 2018 10:56

El régimen de Tel Aviv falsifica el currículo utilizado en las escuelas palestinas de Al-Quds (Jerusalén), lamenta el ministro de Educación de Palestina.

“Las autoridades israelíes han impreso y distribuido versiones distorsionadas de los planes de estudio utilizados en las escuelas supervisadas por el municipio israelí en Al-Quds”, indicó el jueves Sabri Saidam en una conferencia de prensa celebrada en la ciudad de Ramalá, en la Cisjordania ocupada.

Como ejemplo de dicha distorsión, Saidam precisó que los israelíes quitaron tanto la bandera palestina como el nombre del Estado de Palestina y su logotipo, compuesto por la figura de un águila, de todas las portadas de libros.

Resaltó además que el régimen israelí eliminó gran parte del texto y lo reemplazó con material que respalda una “narrativa histórica proisraelí”.

De este modo, el funcionario anunció el lanzamiento de una campaña nacional a favor de la educación palestina con el fin de abordar “la falsificación grave del contenido de los planes de estudio palestinos y el acto de reimprimirlos con distorsiones”.

Las autoridades israelíes han impreso y distribuido versiones distorsionadas de los planes de estudio utilizados en las escuelas supervisadas por el municipio israelí en Al-Quds”, indica Sabri Saidam, ministro de Educación de Palestina.

 

Israel ocupó Cisjordania, incluido el este Al-Quds, en la Guerra de los 6 Días, en 1967. Actualmente, más de medio millón de israelíes viven en unos 120 asentamientos ilegales construidos en la zona.

Desde entonces, busca imponer sus propios planes de estudios en escuelas palestinas en los territorios ocupados, mientras esa medida no le parece ser suficiente.

“Israel les ha negado reiteradamente a los palestinos los permisos para construir escuelas en Cisjordania y demolido las escuelas construidas sin permisos, lo que hace que sea más difícil o imposible que miles de niños reciban una educación”, anunció en abril la organización pro derechos humanos Human Rights Watch (HRW).

En este sentido, Bill Van Esveld, un investigador de HRW advierte de que tal práctica no solo impide que los niños accedan a una educación, sino que puede ser calificado de “un crimen internacional”, y que otros países deben exigir que quienes destruyan las escuelas “rindan cuentas”.

mtk/ktg/fdd/alg

Comentarios